Recientemente apareció un artículo del diario “Milenio”, sobre el honroso 2º. lugar que ocupa México en la práctica de cirugías plásticas. Me sorprendió saber que estamos por encima de Brasil, ya que en ese país se encuentra el mayor número de cirujanos plásticos y llevan la delantera en el tema.

El asunto no es que en nuestro país se realicen tantas intervenciones quirúrgicas para arreglar nuestros “puerquecitos” amorfos, sino que 2 de cada 10 operaciones  las llevan al cabo charlatanes que no pasaron ni “plastilina 1” en el kínder. Con tal de embolsarse unos centavos (o “varos”, para Valero), ponen en riesgo la vida de quienes tienen la ilusión de verse mejor. Incluso hasta ofrecen servicio a domicilio. Imaginen un anuncio así:  “Reduzca sus “bubis” en la comodidad de su hogar”, ó:  “No asome su narizota, nosotros vamos a componerla”.

Todos y todas (mexicanos y mexicanas), sabemos que este tipo de operaciones no son una ganga, normalmente oscilan entre los 30 y los 100,000 pesos  (no depende de lo descompuesta de la anatomía, sino del tipo de operación y del doctor que la realice y por supuesto en dónde, me refiero al hospital no a la parte del cuerpo),  por lo tanto no cualquier persona puede darse el lujo y aquí es donde entra lo delicado del tema. Hacen su aparición personajes sin ética profesional y sin conocimientos, que por menos de la mitad de los precios mencionados anteriormente, atraen a los clientes y por desgracia muchos caen.

Estoy totalmente convencida de que si alguien tiene algún complejo  o se siente inconforme con alguna parte de su cuerpo que no tiene el tamaño adecuado, debe hacer algo por remediarlo, sobre todo si puede, pero siempre analizando a fondo la situación. Hay cientos de cirujanos plásticos reconocidos y con mucha experiencia en nuestro país, incluso aquí en Puebla. Es preferible aguantar unos meses más con un bonito adorno entre las bubis (como el ombligo), en lo que ahorramos,  para caer en buenas manos.   Dicen que lo barato sale caro y en cuestión de la salud podría salir carísimo.

Lo mejor sería que nos aceptáramos como somos,  nadie es perfecto. Quizá alguien esbozará: “es la persona menos indicada para decirlo”, y sí, efectivamente, pero créame que cuando ves en riesgo tu salud por un asunto de vanidad, te sientes realmente estúpida. Si no, pregúnteselo a  la Guzmán,  o a mí, es más directo.

Por cierto para quienes tienen duda, no me puse, me quité.

Ana Cristina

Imagenes:  www.montecarlo.fm/tag/rusia/

15 Comentarios

    • Gracias Youl, compañero y amigo. El sobrante lo han de haber utilizado para hacer unos taquitos de pechuga, jajajaja. Nunca reparé en ese punto, pero hubiera sido bueno guardarlo para obsequiarseso en Navidad a mis amigas planucas. Muchos abrazos para tí también.

  1. Anita:

    Me gustó mucho tu post y lo único que tengo que decirte es que eres hermosa te pongas o te quites!!!!

    A mí la verdad me da miedito eso de las cirugías así que arriba ese ánimo y abajo la carnes jejeje

    Besitos!!

    • Mi Jess, gracias por tus comentarios y tu cariño de siempre. Que bueno que te dan miedo las cirugías y que viviste la experiencia tan cerca de mí para que si algún día te pasa por la cabeza le eches una buena pensada. Además a tí ni falta te hace, ya quisieramos muchas tener los atractivos que te caracterizan de forma natural. Te quiero mucho. Besitos.

  2. a mi en lo personal no me agrada mucho una mujer operadota, sin embrago aca tambien se ve, lo feo es ver a alguna señora ya grandecita con todo bien caido y los pechos apuntando ala luna… y lo peor es que estamos en crisis pero para eso siempre alcanza. saludos

    • ¡¡¡ Ay Cadavid tu siempre tan directo !!! Cuando te llame por telefono y me preguntes quién habla, te voy a contestar: “la operadota” jajaja. En mi caso, como no tengo prótesis porque fué reducción no aumento, creo que las carnes van a colgar al parejo, pero no quiero ni imaginarme esa situación todavía, espero que me dure el gusto unos añitos más y que éstos me ayuden a aceptar que el tiempo no pasa en vano.
      Ya regresa ¿no? Te extrañamos.

      • ya casi regresare, ya me queda menos tiempo del que llevo, es ahi cuando mas rapido correra el dia de mi regreso, y noo, de hecho a operadotas me refiero mas a las que se ponen, es raro ver quien se quita y eso si lo respeto, pero digo, todo con su curso natural y las aquellas a 45 grados no no no…. yo tambien los extraño, por eso los vigilo desde aca… jeje

    • Hola Razzo, gracias por tu comentario. Mira, no sé si me divierto más ahora que antes, lo que sí puedo decirte es que me siento más ligera y más segura, era un complejo que venía cargando (literalmente) desde hace muchos años. Tienes razón, los medios de comunicación y los prototipos de mujeres perfectas que nos presentan han contribuído mucho al aumento de estas cirugías.
      Saludos.

  3. Mi querida Anita muy acertados tus comentarios. Sobre todo en una sociedad poco hedonista como lo es la sociedad mexicana.

    En México no tenemos exigencias sociales de belleza, ni para hombres ni para mujeres, tan exigentes como en otros países. Nosotros le entramos a las garnachas, a las memelas, a la comida en toda su plenitud.

    Además el modelo que exportamos realmente al extranjero son hombres y mujeres bajitos y chonchos, no hablo a nivel de artistas sino de ciudadanos comunes y corrientes. Si vas a los barrios poblanos de Nueva York verás gente obesa. En Chicago igual, y en Los Ángeles no se diga, que es donde hay más mexicanos en el extranjero.

    En cambio si paseas por las ciudades del interior de Venezuela, Colombia, Brasil etc. encontrarás belleza física en abundancia. Y no se diga en las playas…puf…

    Pero la belleza real de una persona no radica en su físico, sino en su interior.
    Hay gente fea con un gran carisma y una personalidad atractiva. Yo concluyo que lo bello o lo horroroso de una persona radica en su interior.

    Y también estoy de acuerdo en que lo barato sale caro. Por ahorrarme un buen dentista fui al DIF Municipal y ahora me encuentro chimuelo con tres piezas que me hacen falta. Y resulta que para corregir mi dentadura ahora sí que necesito una buena lana…

    Y además te cuento que así como estoy “viejito” jajaja…gordo y chimuelo traigo un pegue con las chiquillas veinteañeras…jajaja…

    En fin aceptarse a uno mismo como realmente es trae grandes satisfacciones y ahorra muchos problemas y sufrimientos…

    Un besote y te sigo leyendo…Diego.

    • ¡¡ Jajajajaja, como me hiciste reír Diego !! Me encantan tus comentarios y tienes razón en todo.
      No sabes la cantidad de personas con las que me he relacionado en la vida y que me han dado tanto sin ser precisamente agraciadas, y muchas ocasiones me ha pasado que acabo viendolas hermosas porque es lo que irradian desde su interior y los sentimientos tan buenos que despiertan en mí. El físico ayuda en la primera impresión pero si no hay más allá de esto, estás frito.
      Sigue por la vida conquistando chamaconas, te faltan tres dientes pero tienes unos colmillotes!!
      Un abrazo y gracias por leerme.

  4. Anita, anita, anita!

    la que tenga presupuesto que se las opere, las que no, hagamos ejercicios para no permitir que decaiga el optimismo jajajaja.
    Considero que básicamente las cirugías estéticas se realizan para sentirse seguras de sí mismas, algunas las toman como moda, o querer gastar el dinero de papi, no es una constante pero si suele ser un porcentaje amplio, en otras es simplemente mejorar la salud ¿huy, que dijo? espero haberme expresado y mejor aún me de a entender

    No se ofenda nadie, es solo mi humilde opinión que externo como parte de vivir en un país libre y democrático. Mejor me despido porque estoy cantinfleando de más jajaja.
    salu2

    • Hola Yeyandra, gracias por tu humilde y cantinflesca opinión jajaja. Efectivamente esto de las cirugías estéticas en muchas ocasiones de convierte en vicio, mi doctor me dijo que la mayoría de sus pacientes regresa a darse otra “chaineada” en menos de un año, yo estoy convencida de que no vuelvo jamás!! En mi caso fué porque cargaba demasiado peso y resultaba incómodo y también un poco por sentirme más segura. Y aunque sí hay muchas a las que le sobra en dinero y no saben que hacer con él, te puedo decir que yo ni tengo lana ( menos después de la operación) ni tengo papi, jajaja.
      Te mando muchos saludos, me gustó tu comentario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here