BlogCotidianidadportada

¡Qué memoria!

Dedicado a mi compañero y amigo Alfredo Naime.

¡Que fea es la envidia! Tenía una compañera que así la apodaban, pobrecilla no era muy agraciada, pero no es el tema. Me acordé porque aunque no suelo ser envidiosa, hay ocasiones en las que me encantaría poseer la capacidad cerebral de algunas personas que no se les olvida nada. Recuerdan fechas, nombres, cumpleaños, rostros, teléfonos y hasta la ropa que usaron ellos y otros en celebraciones especiales, ¡qué envidia! De la mala, porque no hay de otra.

Estoy de acuerdo en que la buena memoria es resultado de ejercitar al cerebro y para ello hay varios métodos. De entrada la lectura es una excelente opción, además de que te ayuda significativamente a mejorar tu ortografía. Otras alternativas son los acertijos, problemas matemáticos (guácala), los famosos sudokus, crucigramas, sopas de letras, escuchar música y desde luego hacer ejercicio (guácala otra vez), ya que esto oxigena tu cerebro y le da mayor rendimiento.

Últimamente he escuchado mucho sobre los “mapas mentales” y me parece una magnífica técnica para poder memorizar más fácilmente algún tema, de hecho ya se utiliza en muchas de nuestras escuelas. Se trata de hacer una especie de “arañita” en la que el cuerpo sería el tema principal, por ejemplo:   “Adicciones”, de ahí salen las patitas de la araña, en cada pata pondríamos una adicción:  cigarro, alcohol, drogas, facebook, sexo  (¡guacala!, ah no ¿verdad?), etc.

De cada una de ellas podríamos sacar otras patas que nos reflejarían la forma en que éstas nos afectan. Total que se vuelve una araña muy patuda pero que nos ilustra perfectamente el asunto de estudio, si intentamos poner algunos de los conceptos con ilustraciones o dibujos es aún mejor, ya que las imágenes se graban más  en el cerebro.

Puedo decirles que yo he hecho de todo para ayudar a mejorar mi memoria, algún día compré un libro con varias técnicas, acabé dejándolo porque leía la primera hoja y al otro día ya se me había olvidado todo.

Mi conclusión es que soy muy distraída, mientras estoy leyendo, los ojos están en el libro pero mi cerebro está pensando en la inmortalidad del cangrejo o en lo que tengo que hacer al otro día, así es que cuando acabo el párrafo, no tengo ni idea de lo que dice; entonces tengo que volver a leerlo hasta que me desespero y lo dejo (no sigan mi ejemplo por favor).  También he tomado cápsulas de ging seng, ácido fólico y remedios caseros que “dicen” que fortalecen la actividad cerebral,  y aunque hay veces que me asombro a mi misma de recordar algún dato que ni yo sabía que estaba guardado en lo más recóndito de mis sesos, la mayor parte de las veces tengo que hacer esfuerzos sobrehumanos para acordarme de muchas cosas.

Sería maravilloso poder re formatear nuestra cabecita y sacar información que ya no nos sirve para nada (como mi número de teléfono cuando tenía 6 años) y así dar cabida a nuevos datos. Creo que algo que nos afecta (por lo menos a mí), es que hoy vivimos más rápido, con una cantidad enorme de información que bombardea nuestra mente día con día, así es que pasa por ella como ráfaga fugaz, como decían nuestras abuelitas:  “nos entra por un oído y nos sale por el otro”, y nos cuesta trabajo almacenarla.

Me dí a la tarea de investigar algunas técnicas y trucos para recordar con mayor facilidad y ejercitar nuestra mente, así es que en el próximo número de mi “Cosmopolitan personal” se las voy a dar a conocer, además les voy a compartir un jueguito que me enseñaron hace algunos años (ese no se me ha olvidado) y que ayuda mucho cuando necesitas aprenderte una lista de diez cosas o palabras, está bueno para cuando vas al súper, jajajajaja , también sirve para otras actividades ¿eh?.

Estén pendientes.

Foto: “lapolab”

Ana Cristina Sánchez

Previous post

¡El Calor es niño!

Next post

Amos de las calles

Ana Cristina

Ana Cristina

¿Quién soy? ¡Que pregunta! A veces ni yo misma lo sé. Veamos. Me encanta el frío, pero añoro el verano. La indecisión es una de mis más fieles compañeras, me gustan tantas cosas en la vida que cuando tengo que elegir, la labor se complica. Leer más

6 Comments

  1. Ricardo
    3 de abril, 2010 at 22:56 pm — Responder

    Hola Ana, yo tengo tambien un metodo para ayudar a recordar datos, o nombres, se llama Nemotecnia o Mnemotecnia (yo sabia que la segunda es la correcta) consiste en asociar imagenes a numeros y palabras, ejemplo: uno = neptuno, dos = tos, tres = res, debes asociar a cada palabra una imagen, y a ella una idea, empieza con algo sencillo y lo vas haciendo mas especifico, con algo que te interese recordar.
    Buen blog, saludos
    Ricardo.

    • 6 de abril, 2010 at 0:50 am — Responder

      Hola Ricardo, cómo estás?
      Efectivamente, el jueguito del que hablo al final de este post es precisamente el que tú comentas, lo describo a detalle en mi próxima participación que dejé pendiente para la vacación.
      Sí se llama Mnemotecnia, estás muy bien informado, y deveras resulta muy bueno cuando quieres memorizar 10 cosas relacionando los números con las palabras. Ahí doy otras técnicas también muy útiles.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos.

  2. Alfredo
    5 de abril, 2010 at 18:47 pm — Responder

    Querida Ana Cristina:
    Gracias por dedicarme tu comentario. Espero que esta buena memoria que dices que tengo (¿será?) me sirva siempre para recordar lo excelente persona que eres.

    Recibe un beso. ANP

    • 6 de abril, 2010 at 0:57 am — Responder

      Hola Alfredito, muso inspirador de mi post.
      Muchas gracias por tu lindo comentario, como siempre halagador.
      Ni dudes de tu capacidad cerebral, es evidente y sorprendente.
      Quien como tú !
      Muchos saludos amigo y un fuerte abrazo.

  3. Diego Juárez Sánchez
    6 de abril, 2010 at 1:08 am — Responder

    ¡Hola Cristinaaa!!!…ahora sí me sorprendiste, en vacaciones y contestando los comentarios…jajaja…ya descansa…

    Yo acudí a mi Mnemotecnia, palabra griega, y me acordé que tengo unos cuates que tienen una fregadera de programa y me senté a leerlos…pa que vean que no me olvido de ustedes…

    Sigan disfrutando de sus merecidas vacaciones y rascándose el ombligo y zonas aledañas como dice Manuel…jajaja…

    Santiago ya se aburrió de tantas vacaciones…jajaja…

    Un besote y te sigo leyendo…Diego.

    • 9 de abril, 2010 at 16:47 pm — Responder

      Asumecha Dieguito, la sorprendida soy yo, estás bárbaro!!, yo sólo he contestado dos comentarios, con el tuyo tres, pero tú le escribes a todos, compañero cumplido y valedor, muy bien.
      Ahh que Santy, así pasa, después de 4 ó 5 días de estar en casa se empiezan a aburrir, echénle ganas ya falta menos.
      Le mando un abrazo a todos con mucho cariño.
      Gracias por escribirme siempre, eres a todo dar.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>