Hace un par de semanas leí una columna del periodista deportivo Antonio Moreno, que detalló la similitud que existe entre mexicanos y brasileños en el tema de los sobrenombres. Fundamentalmente era un asunto futbolero.

Pero sin duda hay miles de ejemplos que nos podrían colocar por encima de los amazónicos. Veamos. Casi en todas las familias hay un tío o primo que es “El Güero” o la “la Güera”. Es infaltable el “Gordo”. En las escuelas tenemos al “Chicles”, al “Cochambres”, la “Barbie”, etc.

Personajes singulares que nos heredaron los Polivoces y Mauricio Kleiff como el “Gordolfo Gelatino”, “Chano y Chon”, “Agallón Mafafas y Juan Gárrison”, que tienen similitud con infinidad de seres humanos.

¿Quién resulta ajeno a otorgar el sobrenombre de “Doña Borola” del Maestro Gabriel Vargas? ¿Alguien ha ignorado a su compañero de clase con las características de “Torombolo”? El que incluye en su vestimenta un suéter con rombitos, está condenado a convertirse en el “César Costa” del grupo.

Hay quien tiene la gracia y el tino adecuado para poner los apodos. No todos lo logran. Algunos no son muy buenos, pero aún así, son legendarios. Y tienen que ver con la época. Por ejemplo, en Campus Party, durante las transmisiones que hicimos del “Karaoke de Estamos Al Aire”, encontramos miles de personajes.

Cantó con nosotros “Ex Elsa”, personaje de la familia peluche. El famoso boxeador “Canelo” Álvarez interpretó melodías en todas nuestras transmisiones. El respetable ovacionó al “Ferras”o  al “Judas”. “Memín” se convirtió en un icono del evento.

En los edificios de Estamos Al Aire contamos con la presencia de “Towi” o “Cochiloco” en la seguridad, acompañado de “Violentín”. La mujer que tiene a bien cortarme las greñas, se le conoce como “Periquita”.

Ni se diga en el futbol. Tenemos al “Chuletita”, “Chicharito”, “Chamagol”, “Bola”, “Mortero”, “Búfalo”,  “Tito”, “Pájaro”, “Chepo”, “Yayo”, “Sheriff”, y muchos más.

Seguramente ustedes podrán sumar otros a la lista. Entonces, ¿Creen que les podamos ganar a los brasileños? Digo, aunque sea en apodos.

Foto: jpazkual

Manuel Frausto Urízar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here