DSC_9140[dropcap]C[/dropcap]uando una mujer tiene ganas de hacer un berrinche no habrá nada que la detenga. Hay una enorme gama de ellos. Lo importante es identificar el problema, pese a que hará todo para decir que no pasa nada.

1. El  “no, para nada”

Ante una cara del tamaño del estadio Cuauhtémoc, uno pregunta: “¿Pasa algo?”. Si la respuesta es “no, nada” estás frente a un problema. La mayoría de las mujeres tienen un chip que les indica que no deben responder hasta la tercera o cuarta vez que se les pregunta. Evidentemente tienen algo, por eso lo notaste. No te dejes engañar e insiste con la certeza del quien sabe que es guapo y arrollador. Encontrarás que sí hay un problema, mínimo, pero problema. La dimensión no importa, ellas sabrán si lo dejan como un malentendido o como la semilla que puede culminar en un desastre mundial.

2. El  “cibernético”

Si en un mensaje por una red social o por whats app recibes una contestación “ok”, pide a los santos que intercedan por ti ante Dios nuestro Señor. “Ok” es el código que utilizan para revelar que su venganza será fría y despiadada. Ante esa respuesta debes encarar el problema como un verdadero hombre y solicitar que amplíe su declaración. Exige que si realmente no hay problema, mediante un texto claro y contundente exprese un : “Sí mi amor, está bien y no hubo, hay, ni habrá problema”. En algunos casos ha servido para presentar como prueba ante un tribunal romano.

3. El “arrebatado”

Ante una dificultad, algunas mujeres pierden el sentido de la vista, del habla y del oído. Es el típico caso de que ya no te contestan el teléfono, no ven tus mensajes o simplemente no te hablan. También pierden la dimensión de su fuerza y en una actitud “normal” cierran la puerta con la fibra que lo haría algún super héroe de historieta con la celda de los malvados. En algunos casos obtienen los super poderes de volar en su auto a velocidades extraordinarias o caminar más rápido que marchistas en Juegos Olímpicos.

[quote]Este jocoso recuento sólo busca que nos identifiquemos con alguno de estos casos y sonriamos, porque al final no somos tan distintos.[/quote]

4. El “hemeroteca”

Se trata de las que hacen berrinche por fotos, situaciones o noticias que tuvieron verificativo hace un lustro o más. “¿Qué haces en esa foto con esa pérfida?”. Ante tal acusación revisas velozmente tu archivo de “en la madre”. No encuentras nada. Al revisar la imagen descubres que aún tienes barritos y llevas una lonchera. ¡Claro! la foto corresponde a tu último año de primaria. Ante la explicación escucharás algo así como “pero no me habías hablado de ella nunca”. ¡Pues claro que no! Hay situaciones que se borraron de mi memoria infantil cuando me caí de los columpios.

5. El “Currículum”

En esta categoría aparecen las que hacen un berrinche con la cronología desde los inicios de los tiempos hasta el minuto previo a que decidieran que era buen momento para montar un numerito. En el 85 estuviste con tal. Para 1994 salías con tantas. En febrero del 2010 tuviste a bien enlodarte con tal y hace cinco minutos volteaste a ver a esa. Si bien conocer la historia ayuda a no repetirla, también es cierto que parece un concurso de memoria para ver si te equivocas y logran su cometido.

6. El “quita risas”

Cuando todo es risas y felicidad, te percatas de que los modos de la fémina se han endurecido. Establecen una comunicación basada en monosílabos con las generosas formas que adoptaba María Félix cuando le pedían un autógrafo. El reto es descubrir qué fue lo que originó tan lamentable desaguisado. Y digo un reto porque si preguntas, te dirán que nada. Pero continuarán las hostilidades.  Ante cada pregunta se dirigirán al piso, la pared o el techo, pero nunca a ti. Y responderán como si hubiera un recién nacido en la habitación y no quisieran despertarlo, aunque te encuentres en un bar con música en vivo.

Este jocoso recuento sólo busca que nos identifiquemos con alguno de estos casos y sonriamos, porque al final no somos tan distintos.

¿Agregarían alguno?

Compartir
Artículo anterior6 Canciones puercas
Artículo siguiente010914 | Anécdotas de Paty Estrada
Dicen que soy una perfecta “mula”. Comunicólogo. Disfruto los generosos momentos que nos brinda el futbol, la música y el sarcasmo. Odio odiar. Me gustan los caminos cortos. Me aburren los laberintos. Fundamental, la lealtad. Indispensable, el agradecimiento. Decidido a combatir y el crimen y la injusticia día y noche, sólo descansando para tener amoríos con mujeres hermosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here