Hay que decirlo pronto: La llegada (Arrival), de Denis Villeneuve, es una de las películas más importantes del año; y es muy probable que varias nominaciones al Oscar lo confirmen. En ella, doce naves alienígenas llegan a nuestro planeta, ubicándose en distintas y distantes zonas de su geografía. Las preguntas que surgen son muchas, siendo la principal, por atemorizante, ¿con qué intenciones han llegado? Para investigarlo, la milicia norteamericana traslada a Montana (una de las “bases” alien) a la Dra. Louise Banks (Amy Adams), lingüista experta, a fin de que intente traducir los sonidos que desde una de esas naves se emiten. Con un equipo de científicos, ella y el matemático Ian Donnelly (Jeremy Renner) intentan entender el complejo lenguaje de los visitantes para comunicarse con ellos, avanzando lenta y dificultosamente en el proceso. Pero el tiempo apremia; y ante la incertidumbre, las potencias del mundo –cada día más nerviosas– contemplan la idea de atacar y destruir las doce naves, sin idea real de las eventuales consecuencias. En ese momento definitorio Louise intentará impedir el ataque, sin motivos probados o contundentes para hacerlo, salvo una serie de extrañas visiones familiares (que involucran a su hija) que no comprende, pero que intuitivamente la llevan incluso a arriesgar su vida con tal de evitar una guerra que bien podría acabar con la humanidad cual la conocemos.

La llegada es una película de narrativa no lineal, basada en el relato corto La historia de tu vida, de Ted Chiang, relato justo empeñado en llevar esa misma característica (la no-linealidad) al exceso aún mayor de, digamos, “redirigirse” sí mismo hacia atrás o hacia adelante –a un pasado que es “presente” o a un futuro que determina ese presente (no al revés)– sin que el flujo de los eventos se extravíe por eso. Esto suena a un quebradero de cabeza, pero increíblemente la película no lo es (aunque sí muy retadora y demandante) gracias al singular guion de Eric Heisserer, que ha asumido esta suerte de palíndromo para, en vez de ahogarse en él, convertirlo en una especie de milagro narrativo. Claro que una película así preferentemente debe verse dos veces, lo cual en este caso no será un martirio, sino al contrario –¡en medio de un thriller de ciencia-ficción!– la posibilidad de reencontrar y reflexionar conceptos como tiempo, lenguaje, determinismo, evolución, libre albedrío y algunos más. Y si bien el título de La llegada en estricto alude al arribo a la Tierra de los extraterrestres, todo lo que la cinta envuelve y considera justificaría bien que se llamara en cambio, acaso, Punto de partida o algo así. No dejen de verla.

¿Y qué más, después de acercarnos a La llegada? Probablemente La chica del tren, de Tate Taylor, sobre Rachel (Emily Blunt), una divorciada sospechosa de asesinar a una mujer, tal vez confundiéndola con la nueva esposa de su ex-marido. El asunto aquí es que ni la misma Rachel sabe si es culpable o no, dado que su alcoholismo la mete en severos lapsus de amnesia. La chica del tren procede de la novela bestseller de Paula Hawkins y es más una película intrigante que una buena película, pero supongo que eso no es tan mala noticia cuando tu deseo es ser un thriller de misterio y no otra cosa. En esa línea, What did she see?, su “tagline”, es bastante acertado. Actúan en la película, al lado de Emily Blunt, Justin Theroux, Rebecca Ferguson, Haley Bennett y Edgar Ramírez. Por cierto, es este actor venezolano (Ramírez) quien encarna a Roberto “Manos de Piedra” Durán en la cinta Manos de piedra, de Jonathan Jakubowicz, que también está en cartelera. Claro, tiene que ver con la vida del legendario pugilista panameño Durán, en especial en cuanto a la relación con su manager Ray Arcel (actuado aquí por Robert De Niro) y en cuanto a sus dos enfrentamientos –ambos inolvidables, por diferentes razones– con otro boxeador de leyenda: Sugar Ray Leonard. Una película suficientemente atractiva y documentada como para verla, seas o no fan del boxeo (o del arte de Fistiana, como dicen los enterados).      

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here