CineColumna

No paran: ni los Alien, ni la atracción amorosa

Pues sí; finalmente sí estrenaron entre nosotros Alien: Covenant, de Ridley Scott (pensada como secuela de Prometeo, del propio Scott) y Rey Arturo: la leyenda de la espada, de Guy Ritchie, un tratamiento más de las aventuras circundantes a Arturo, Camelot, Guinevere, Merlín, Lancelot y, desde luego, la legendaria Excalibur. Me ocupo aquí de Alien: Covenant. Corre el año 2104; una gran nave colonizadora, la Covenant, se encuentra en ruta hacia un planeta lejano, a muchos años de distancia, que será el nuevo hogar de sus más de 2000 pasajeros. Siete años antes de llegar, la tripulación descubre un planeta distinto –nunca ubicado y por ende desconocido– cuyas “mediciones” arrojan condiciones para la vida aún mejores que las del Origae-6, el destino original. Contra todo protocolo, la Covenant se desvía para “echar un vistazo” y confirmar si es un mejor hábitat que el previsto. El rotundo “no” lo ofrecen una serie de engendros hostiles (neomorfos y protomorfos manipulados por un viejo conocido de Prometeo), que convierte a la película en un thriller sci-fi de horror, con parte de la tripulación luchando por sobrevivir y escapar. Como se ha hecho costumbre, un giro de último momento deja la puerta abierta para producir una secuela más, todas en el concepto de “precuelas” de la Alien seminal.

Alien: Covenant es bastante interesante, en especial porque no tiene paja: todo lo que está en ella tiene una justificación dramática y jala eficientemente la trama hacia adelante. Justo es eso lo que la coloca un “pelín” por encima de Prometeo, si bien no parece esa la principal intención de su director, sino más bien conseguir una suerte de versión síntesis de la saga, tomando principalmente de su propia Alien y, por naturaleza, de Prometeo. La bisagra principal entre esta y Covenant es David, el personaje original de Michael Fassbender, quien aquí se encuentra con Walter, su hermano (más avanzado, tecnología de nueva generación), también encarnado por Fassbender. El que “piensen” distinto da lugar a una buena cauda de acción, de tensión, de creaturas gandallas (muy), todo en medio de un diseño de producción notable. El reparto que acompaña a Fassbender incluye centralmente a Katherine Waterston (Daniels), Danny McBride (Tennessee), Billy Crudup (Oram) y Demián Bichir (Lope), cuyos personajes en serio “la sufren” según denota una visualidad más definida (y por ende más entendible) que de costumbre. ¿Y qué creen? Existe un corto de 5 minutos, Alien: Covenant-Prólogo: última cena –dirigido por Luke Scott, hijo de Ridley— que es una “precuela directa” de la película. Se ocupa de la última cena de la tripulación, antes de entrar en proceso de criosueño para el larguísimo viaje. Aparecen Fassbender, Waterston, McBride, Crudup, Bichir y hasta James Franco, que participa en Alien: Covenant pero sin crédito. Muy bueno sería –pero no es así– que en las salas cinematográficas este corto fuese el previo de la película. Ojalá que se les ocurra incluirlo en el DVD.

Y ya que hablamos de cortos vinculados a largometrajes, hay una espléndida noticia. El 25 de mayo, la televisión estadounidense va a estrenar Red nose day actually, que es ni más ni menos una revisión del status de los personajes principales de Realmente amor (Love actually), trece años después. Entre otros, aparecen en el corto (¡desde luego!) Keira Knightley, Colin Firth, Hugh Grant, Liam Neeson, Bill Nighy y Lucía Moniz, para recordarnos los enternecedores affaires amorosos de aquellos film y Navidad de 2004. Realmente amor es genuinamente una de las películas más disfrutables que pueden verse. Por igual, sin duda, una de mis favoritas all time. Por eso estoy como chamaco con juguete nuevo con Red nose day actually, que da la oportunidad de reencontrar a la hermosa Juliet de Keira Knightley, igual que a Aurelia, la inolvidable camarera portuguesa encarnada por Lucía Moniz. Love, actually…

Publicación anterior

El Ayuntamiento de Puebla y empresarios de CANACINTRA fortalecen lazos de cooperación para generar más empleos en la Ciudad

Publicación SIguiente

Saltando en paracaídas | Los Metiches

Alfredo Naime

Alfredo Naime

Comentarios, recomendaciones y consejos para apreciar el séptimo arte, vertidos por el más reconocido crítico de cine en Puebla y zonas aledañas. Disfruta su videoblog.

Sin comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *