Celebrando el solsticio de verano

0
108

No son tiempos demasiado felices para la cartelera cinematográfica, en especial si ya viste (dos veces) Yesterday, Ad Astra: hacia las estrellas y Midsommar: el terror no espera la noche. Comento brevemente esta última. Dirigida por Ari Aster, tiene que ver con el viaje de cuatro norteamericanos a Härga –un poblado de la campiña sueca– para estar presentes en las festividades que una comunidad de estilo (digamos) hippie dedica al solsticio de verano. Entre dichas festividades, una ceremonia “principal” que tiene lugar sólo cada 90 años. Como parte de los visitantes está Dani (Florence Pugh), aún lacerada por el suicidio –un año antes– de su hermana menor, quien antes de quitarse la vida cobró además las de sus padres. Así pues, el viaje a Suecia pretende ser una escapada balsámica para ella. ¿Y qué es lo que Dani, su novio Christian (Jack Reynor) y su par de amigos encuentran en Härga? Gente amable y sonriente vestida de blanco, cantos y bailes, una geografía de luminosa belleza, un inspirador respeto a la naturaleza; pero también –para su incredulidad y pasmo– una serie de inconcebibles rituales anti-natura, que les fracturan de golpe la sensación original de armonía idílica. El horror en cambio, disfrazado de luz y fraternidad.

Midsommar: el terror no espera la noche es una película brava, cuyo concepto de terror es atípico. Su inicio –lo relativo a la familia de Dani— sugiere que será otro film, pero se entiende después como la definición anímica de la muchacha, incapaz todavía de trascender su duelo. Es a partir de esta fragilidad que su personaje, que en apariencia sería relativamente subsidiario (de hecho se suma al viaje de último momento), asume un carácter superlativo en la comuna de los Härga, para al menos un par de giros alucinantes. En su 2º largometraje Ari Aster ha conseguido una cinta espeluznante, que lo es más en la connotación de los eventos que en lo que en ella ves. Inmersos en el pretexto de las festividades, los temas que confluyen son filosos. Entre ellos, cuestiones relativas a incesto; a interrupción de la vida llegada la ancianidad; al concepto de familia extendida sobre el de familia tradicional (sanguínea); a la veneración del entorno como un valor mayor al de la vida humana, etc. Todo ello, reitero, entre la aparente alegría armónica de los habitantes de Härga y el creciente shock (o shocks, uno a la vez) de los “americanos”, recibidos con cordialidad pero gradualmente vistos con más y más menosprecio. Midsommar es una película que vale la pena como el todo que es, pero también por algunas escenas en lo particular. En especial, esa de la “solidaridad” con Dani tras de que descubre una cierta “traición” de Christian; y esa otra, muy fuerte, relativa a la “despedida” ritual que la comunidad le da a una pareja de ancianos. Escenas que difícilmente se borran de la memoria. A ver qué les parece; y antes de eso, a ver cuánto permanece en cartelera.

Por otra parte, se acercan estrenos importantes. Desde luego el de Joker, de Todd Phillips, después de ganar el León de Oro del Festival de Venecia, con Joaquín Phoenix dando vida a Arthur Fleck, el ser maltratado que, al paso del tiempo, se convertiría en una de las némesis icónicas del universo DC Comics. Quizá la película de mayor expectativa en este momento, sólo compitiendo con El irlandés, de Martin Scorsese, que de inicio tiene su tour por Festivales, pero que más bien saldrá comercialmente a través de Netflix e internet. Con Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci y Harvey Keitel en el reparto, no puede ser sino una cinta de mafia, vinculada esta vez al personaje de Jimmy Hoffa. Además de estas, yo espero con ganas El faro, el 2º largometraje de Robert Eggers, realizador de la notable La bruja, en su momento una de las películas más celebradas por público y crítica entre 2015 y 2016. También presume un reparto atractivo, con Willem Dafoe y Robert Pattinson como dos guardafaros con secretos, en una isla de Nueva Inglaterra a fines del siglo XIX.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here