Brooklyn, Guadalajara y enseñanzas del cine

0
125

El síndrome de Tourette es un trastorno psiquiátrico caracterizado por múltiples tics motores y algunos tics vocales (palabras, sonidos), que de común aqueja desde la infancia. Eso padece el detective privado Lionel Essrog (Edward Norton) en Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn), dirigida por el propio Norton, ubicada en el Nueva York de los 50s. Eso no le impide sumergirse en las pesquisas para encontrar a los asesinos de su mentor y protector Frank Minna (Bruce Willis), quien encontró alguna turbiedad tan grande que le costó la vida; porque los poderosos ni se arriesgan ni perdonan. La película, adaptada de la novela de Jonathan Lethem, es un drama criminal noir y vale la pena; en especial por la actuación de Norton, por su lograda atmósfera de corrupción política y, por supuesto, por un lujoso, evocativo, soundtrack de jazz clásico (algunos músicos intervienen en la trama) que en determinados momentos asume todo el protagonismo. Se lucen también otros dos “pesos pesados” de la actuación: Alec Baldwin y Willem Dafoe. Intentaré hacer una reseña amplia de Huérfanos de Brooklyn después de verla por segunda vez.

Por otra parte, este jueves 5 de diciembre será la presentación –en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara– de mi libro 120 películas en breve y a fondo, editado por UPAEP. El presentador será el Dr. Guillermo Velasco Barrera, brillante analista y académico al que guardo un enorme respeto. En él comento 117 ficciones y 3 documentales, con 17 cintas dirigidas por mujeres. Aparecen 11 films nacionales, de entre los 15 realizados por mexicanos. A manera de ejemplo de lo que puede leerse en este libro, dejo aquí lo escrito sobre Blancanieves (2012), de Pablo Berger: Adaptación del cuento de los Grimm a la Sevilla de los 20s, silente en cuanto a diálogos –sólo visualidad y música– con hermosa fotografía en blanco y negro. Todo encaja: el palmeo andaluz, que lleva la historia hacia adelante; los luminosos rostros de las “Carmen” de diferentes edades; el blanco y negro, dando resonante hondura a las imágenes; el sentimiento trágico –aunque la fuente sea un cuento para niños– e incluso el final ideado por Berger, diferente pero más acorde al tono de su film. Una versión “libre” entre sevillanas y tradiciones, para ilustrar, más allá del atesorado relato infantil, una historia de amores vigentes: el de Villalta por su mujer fallecida; el de Carmencita por su padre ausente; el de Rafita por Blancanieves; el del cine de hoy por el silente cine de antaño. La Blancanieves de Berger es una acabada gema, que deja un sentimiento de nostalgia por sabrá Dios qué tiempos idos. A ver cómo nos va en la FIL-Guadalajara.

Y ya que mencioné a UPAEP, hoy es un día importante para su Licenciatura en Cine: celebran la 9ª edición de su Encuentro Académico anual, con el tema Enseñanza del cine en América Latina: impacto y repercusiones, a profundizar por cuatro especialistas invitados: Esteban Ferrari (Argentina) –Presidente de la Federación de Escuelas de la Imagen y el Sonido de América Latina (FEISAL)– quien hablará del rol de las escuelas de cine en el séptimo arte latinoamericano; Alfredo Loaeza (México) –Director del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC)– bordará sobre cómo se enseña a narrar con imágenes en movimiento; Marcelo Altmark (Argentina) –Director de la Carrera de Diseño de Imagen y Sonido de la Universidad de Buenos Aires (UBA)– contará las experiencias de casi tres décadas de dicha escuela formando cineastas; y José Ramón Mikelajáuregui (México) –Director del Departamento de Imagen y Sonido (DIS) de la Universidad de Guadalajara– hará una indispensable reflexión sobre los retos de las escuelas de cine mexicanas frente al cine del país. Será una intensa jornada de trabajo (de sol a foco, como dicen los cineastas). Ahí estaremos, con la intención de aprender todo lo que se pueda en torno a la enseñanza del cine y sobre el arte cinematográfico en lo global.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here