¿La corrupción es de todos?

6595
6

Tengo serias dudas de que la corrupción sea de todos. Eso de que “se necesitan dos” no me convence. Es una justificación simplista a la irresponsabilidad de la autoridad.

Los hechos recientes (caso Cabañas) han llevado a que los empresarios digan esa frase. Si revisamos casos como el News Divine, Lobohombo, la guardería ABC en Hermosillo, entre otros, se culpa a la corrupción. Nadie tenía las medidas de seguridad para operar correctamente, sin embargo, lo hacían con el cobijo de la autoridad. Con un billetito -o billetote- hacían caso omiso de las faltas de los prestadores de servicio.

Es entonces cuando dicen “el círculo perfecto de la corrupción”. Pero insisto, no creo que sea así. Veamos. Si usted, “antrero” lector, es dueño de un bar y no cumple con los requisitos, los responsables de vigilar su funcionamiento tendrían que cerrarle el “changarro”. Si piensa que con unos pesos se arregla y la autoridad le dice: “no señor, no hay manera”, se acabó el tema.

Es decir, si las instancias encargadas se niegan, no hay poder humano que modifique la circunstancia. Más ejemplos. Si andan de viaje por Estados Unidos, Canadá, Europa y quieren ofrecer mordida, los verán feo, los multarán con el doble y serán consignados a las autoridades.

Eso sustenta mi dicho de que la corrupción tiene fundamento en la poca seriedad de la autoridad. Que digan “se necesitan dos” es como decir, me emborraché porque me insistieron mucho. No, si no quieres, no aceptas. Mismo caso de los responsables de las instituciones, si les ofrecen y dicen que no, pues no hay delito que perseguir.

¿Y a la inversa? Ahí la cosa cambia. Si tengo todo en orden y los inspectores me dicen que nada más por su gusto me lo cierran si no les doy una “feria”, tengo dos caminos: o cierro el lugar o me caigo con una «mordida».  Hay una tercera vía, que es demostrar que tengo todo en orden, pero si la autoridad no quiere, con la mano en la cintura dirá, “pues no, y hágale como quiera”.

Con todo esto trato de dibujar la situación actual. Si los que “mandan” no aceptan mordidas, se acaba la corrupción. No importa si los ciudadanos, bares, guarderías, restaurantes, antros etc, quieran dar una “lana”, si la autoridad no acepta, se acaba.

Es decir, la corrupción es porque la autoridad la permite. No es culpa del ciudadano.

Así que, la corrupción, no somos todos.

Foto: El_Enigma

Manuel Frausto Urízar

Artículo anteriorf002 – festejo
Artículo siguienteLa hermana fea
Dicen que soy una perfecta “mula”. Comunicólogo. Disfruto los generosos momentos que nos brinda el futbol, la música y el sarcasmo. Odio odiar. Me gustan los caminos cortos. Me aburren los laberintos. Fundamental, la lealtad. Indispensable, el agradecimiento. Decidido a combatir y el crimen y la injusticia día y noche, sólo descansando para tener amoríos con mujeres hermosas.

6 COMENTARIOS

  1. Como aportación a tu pots puedo decir que la corrupción es de quien la permite la tolera y la alimenta, si bien no somos todos, o sí lo somos, es algo contradictorio pero lo que puedo decir a mi favor es que somos parte de una sociedad, puede ser juzgado como un ente pero vives dentro de ella, vemos algo y no lo denunciamos entonces nos volvemos cómplices, otros a su favor dirán que no denuncian por temor a las represalias que hay por la corrupción en una cadena sin fin, o al menos eso se cree, el fin lo ponemos nosotros mismos apoyados por la sociedad, espero no haberme enredado, es parte de un todo yo puedo decir tienes razón la corrupción es de quien incurre en un delito, pero si bien o mal grande o pequeño, alguna vez caemos en ese círculo perfecto de la corrupción. «el que este libre de corrupción que tire la primera mordida». jajajaja
    conclusión tienes razón.

    • Yeyandra, después de leerte concluyo que coincidimos. No fue fácil, pero lo logré, jeje.
      Espero sigamos coincidiendo y exigir a la autoridad que cumpla con su función.
      Saludos

  2. Hola Manuel!!!…Yo coincido contigo, la corrupción NO SOMOS TODOS, es más, la corrupción son los que disfrutan del bien mal habido.

    Por ejemplo culpamos a los agentes de Tránsito por mordernos, pero ellos deben dar una «cuota» diaria al de la patrulla que pasa cada tarde a pedirles su «cuota diaria»…y si no pos se quedan sin chamba.

    A parte de la ya famosa «mordida mexicana» hay una corrupción de más alto nivel y es la DESVIACIÓN DE RECURSOS. Ahí sí ni nos enteramos. Programas de construcción, de mantenimiento, programas de asistencia social, sistema médico del IMSS, etc, etc, etc.

    Un ejemplo muy triste, real y perverso es el que viven nuestros campesinos, teniendo un territorio tan vasto, con todas las regiones climáticas del mundo resulta que somos dependientes del extranjero para darnos abasto en alimentos…DESVÍO DE RECURSOS…CORRUPCIÓN…y esos no somos todos.

    Un abrazote y sigue con temas como éste…Diego.

    • Gracias Diego, son muchos años de una historia que parece no tener fin. Sin embargo, el hartazgo empieza a llegar. Espero que pronto podamos ver un cambio de actitud de los principales responsables.
      Como siempre, es muy interesante tu aportación. Gracias por estar con nosotros.
      Un abrazo

  3. saludos
    pues si en efecto la corripción es de todos, y es qu el cidudadano, empeiza por prestarce a este juego , en vez de saseptar su multa o hacer fikla para algut ramite o esperar el tiempo ra sus responsabilidades cotidianas, y pues ala autorida tanmbien por no vigilar a sus trabajadores de las distintas dependencias , para que trabajen bien.

    Solo que da que la gente y las autoridades tomen conciencia y que el artasgo no llege a u punto qen el q les sea dificil controlar.

    Hasta luego

    • De acuerdo Jesús, espero que no lleguemos a ese punto. Nos toca poner atención a las cosas que tengamos cerca y no hacer el juego. Gracias por tu comentario y espero seguir leyendo tus comentarios.
      Saludos

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí