004 Pipis Planell : Que me quieran

931
15

«Quiero que me quieran, quiero que me volteen a ver, quiero que me dejen de rechazar, busco afecto y es por eso que debo estar delgada, ¡vamos, ánimo, yo puedo!». Es lo que seguramente diría una joven bulímica frente a su espejo y la pregunta para nosotros es ¿Qué podemos hacer para darle aceptación y reconocimiento?. De eso vamos a dialogar hoy…..

Suscribirse en iTunes

15 COMENTARIOS

  1. Felicidades Pipiolita, no sabes que gusto me dió verte en el Blog no por el tema claro! pero si por que te estoy viendo en una etapa nueva de tu vida y reralmente te veo realizada.

    Un abrazo y estamos en contacto

  2. PIPIS, TEMAS QUE SON VIVIDOS POR TI SALEN AL AIRE PARA HACER CONCIENCIA QUE ESTAMOS MAL, ESA ES LA RECTA RAZON DEL DEBER SER, QUE EL SER HUMANO ESTA HECHO PARA COSAS MAS VALIOSAS, PERO NOS TOCA A LOS MAYORES RE.ENTREGAR A LOS NIÑOS, ADOLEWCENTE SY JOVENES, TANTOS VALORES OLVIDADOS O PERDIDOS, ARRIBA CORAZONES, SIGUE ADELANTE

    • Si definitivamente nos toca a todos pero principalmente a los que estamos responsables de jóvenes y pequeños el saber que tipo de mensajes damos y ver si están cargados de contenido espiritual, principalmente basado en valores. Te envío un gran abrazo pipis

  3. Mi querida Pipis:

    Esta sociedad del siglo XXI muestra grandes rasgos de decadencia en muchas áreas. La abundancia de «bienes materiales» en los países potencia ha generado una cantidad increíble de enfermedades. La anorexia, la bulimia, el sida, la depresión crónica, etc,.

    Veo claramente que este tipo de enfermedades afecta sobre todo a miembros de familias con alto nivel económico, quienes tienen acceso a revistas de moda exclusivas, tienen acceso a círculos exigentes de etiqueta social, a clubes, a lugares en los que el grueso de nuestra población no cabe.

    El fracaso de las iglesias dogmáticas y represivas también ha causado un grave vacío existencial y espiritual.

    Es increíble la capacidad de exterminio del actual ser humano, no sólo acabamos con el hermoso planeta que nos da hogar, sino que acabamos con el hermoso hogar que es nuestro cuerpo.

    Todos estos «fenómenos sociales» de autoexterminio son una llamada de emergencia al propio ser humano. Vamos en el camino equivocado en todos los planos.

    Sabes bien que en el budismo se practica como ley primordial el YO, el individuo, no como práctica egoísta sino responsable. Y la falta de un plan de vida sano y CONSCIENTE nos está llevando a atacar al YO primordial.

    Las drogas, los excesos, las desviaciones son una imagen concreta de la DECADENCIA HUMANA. Los grandes imperios decayeron por sus excesos, pero ahora los excesos son globales, las enfermedades y epidemias son globales, la destrucción del planeta es global…¿Estamos presenciando la decadencia del ser humano?…¿Estamos en la agonía del reynado del hombre?…

    No soy alarmista, pero basta ver las noticias cotidianas para ver con toda transparencia el efecto destructivo de nuestra sociedad actual…

    Conclusión: Todas estas enfermedades y transtornos actuales nos están indicando que estamos equivocados en nuestras prioridades.

    Insisto en que estos espacios deberían alcanzar a un grupo mayor de personas…Diego.

    • Mi querido Diego gracias por tus excelentes y atinados comentarios, ya que nos retroalimentan a todos los que te leemos.

      Gran parte de las enfermedades y trastornos que van apareciendo nos indican que es necesario un crecimiento y una mejora espiritual en todos los sentidos, esto es como la fiebre al cuerpo. Nos indican que no nos podemos perder a nosotros mismos y que hay que dar un giro principalmente en el amor a nosotros mismos para después poder entregarlo a los demás, como proyección propia nuestra.

      Es momento de que el ser humano se ponga las pilas y tome la batuta del asunto, empezando por su propia vida, su propio cuerpo, su casa y continuando con su alrededor, llámese la naturaleza y su propia familia. No hay mejor forma de dar a conocer paz que en uno mismo y proyectándolo a los demás.

      Mil gracias Diego por tus comentarios, ojala este mensaje coincido contigo llegue a mas gente, un abrazo pipis

  4. Pipis,

    Mil gracias por esta «denuncia social» muy fuerte. dos consultas:

    1.-La vigorexia masculina, tendrá la misma raiz psicológica de la anorexia femenina?

    2.- Que tanto puede ayudar a prevenir estos trastornos una adecuada educación en la alimentación dentro de la familia? Pienso en una jovencita que quiere ser delgada, inclusive para sentirse aceptada, pero posiblemente por ignorancia el único camino conocido por ella es el de privarse de la alimentación, cuando en realidad una alimentación adecuada y un programa de ejercicio es más que suficiente para lograrlo, a menos de que hayan factores de otra índole, como problemas en la tirodies u otros, pero que son muy poco probables.

    Mil gracias!

    • Hola mi querido Marco, que pregunta tan interesante, la vigorexia masculina tocaría aspectos muy parecidos a los trastornos de alimentación, ya que hay una preocupación excesiva por el cuerpo, el cual no agrada y se acompaña de un ejercicio excesivo que nunca es suficiente y que lleva al ser humano a destruir su casa, su propio cuerpo, ya que incluso es muy común que se haga uso de anabólicos. El hombre no se ve a si mismo en su valor espiritual se ve por fuera en su rigidez y poca estima y se ve amorfo. Si hay características similares tal como el perfeccionismo, la rigidez y la conducta obsesiva y dependiente de estas personas. La raíz es semejante ya que toca autoestima, pocos lazos afectivos con la familia, y mucha rigidez (autosacrificio).

      Desgraciadamente la vigorexia acompaña muchas veces a la anorexia y a la bulimia, ya que además del ayuno, la purga o el vómito, el ejercicio en exceso es una herramienta básica cuando se tiene un atracón de comida o bien hay un deseo de estar con un cuerpo delgado y además marcado. La rehabilitación sería la misma, acercamiento con la familia, terapia personal-espiritual que ayude a la aceptación de uno mismo de forma incondicional y técnica de desensibilización a disfrutar con placer y sanamente de la comida, así como el disfrutar del deporte como placer no como obligación y autocastigo.

      Creo profundamente que esto no sucedería si desde casa los mensajes hacia los hijos son de reconocimiento, si no hacemos competencias ni comparamos entre hermanos, si no condicionamos el amor, “te quiero si eres obediente, te quiero si eres perfecto” y si acompañamos a nuestros adolescentes en su crecimiento y desarrollo de identidad en el cual hay que respetar su propia independencia sin buscar controlarlos. Esto aunado a un desarrollo integral como bien lo comentas Marco:

      Deporte en familia, buena alimentación nutritiva y balanceada, buenos hábitos en sueño, un diàlogo abierto y el crear lazos afectivos los cuales van ligados con la hora de la comida, creo que serían un gran equipo para prevenir este tipo de conductas que provocan que el joven quiera dejar de existir poco a poquito.

      Marco como siempre mil gracias por tus comentarios, te envío un gran abrazo y espero haber contestado tu pregunta …. pipis

  5. alo oirte hablar no pude dejar de escribirte puedes ayudarme te necesito podrias dar conferencias para padres e hijos
    quiza puedas responderme gracias eres fantastica felicidades. gaby

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí