Me quema

635
4

Estoy listo para ser elegido. Entre 20 más, iguales a mí, vendrá la elección. No veo que haya mucha prisa por ser el primero. Tal vez el tiempo me permita ir viendo cómo, mis similares, van dejando de existir.

En grupo, somos fuertes. Uno sólo, puede ser lo suficientemente débil como para terminar hecho pedazos. Hay lugares donde nos ven con desagrado. Unos porque no nos toleran y otros, porque rompimos nuestro romance hace algún tiempo. Está claro que no nos pueden olvidar.

Hay momentos en que nos buscan hasta por debajo de las piedras. Cualquier resto de nuestra existencia es suficiente para satisfacer su necesidad. Algunas veces nos piden con cara de “cómo sufro, ayúdame” y otras nos dejan a merced de quien quiera posar sus manos sobre nosotros.

En ocasiones, somos el pretexto perfecto para entablar conversaciones. Nos utilizan para tranquilizar, otras, para conocer a alguien. Pienso que nadie nos da el lugar que merecemos.

Pero no los culpo. En nuestra historia está el cargar con varios que no guardan un buen recuerdo nuestro. Hay quien nos odia por haber mantenido una relación larga y -al parecer- interminable.

Pero eso sí, nos invitan a hacer películas, canciones, programas de radio, fiestas; conocemos compositores, escritores, deportistas y ciudadanos comunes.

Hemos sido tan famosos que nos han dedicado planas de periódicos y tiempo en Radio y TV, por el simple hecho de aparecer en las manos de un inocente niño.

Les platico esto, mientras espero paciente, mi final. Cada vez somos menos y está cerca mi tumba. Terminaré como en las guerras, mi “cuerpo” confundido con otros en medio de la ceniza y en un solo lugar.

Alguien me toma. Observo a los dos que quedan en la cajetilla y me ven con compasión. Saben que ellos, tarde o temprano, serán los siguientes. Siento la humedad de sus labios y el fuego me quema. Será un momento difícil, pero ese es mi destino.

Ya lo sabía. Así terminamos todos y cada uno de los cigarros.

Foto: GuilloH

Manuel Frausto Urízar

4 COMENTARIOS

  1. EL REFLEJO DE LA EXISTENCIA EN MERAS CASUALIDADES…
    METÁFORA TRÁGICA, LÚGUBRE, OSCURA, DE LA MUERTE; CENIZA QUE CAE Y VUELA CON AYUDA DEL VIENTO.

    ————————
    CUALQUIER SEMEJANZA CON LA REALIDAD…PURA COINCIDENCIA.

    VAGa

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí