Respuestas

362
0

Cada trienio o sexenio, se renuevan las esperanzas. Los ciudadanos esperan mejoras en todos los sentidos, con la llegada de los nuevos gobiernos. El deseo fundamental es que haya respuesta. En eso se centra la tranquilidad de la gente.

Evidentemente, eso de poner “a tiempo” las cosas, no ha sido del todo efectivo. Las mantas que hay en algunas casas de las colonias Gabriel Pastor y Chulavista, son la prueba de que la respuesta nunca llegó.

La molestia es evidente. Todos hemos tenido, en algún momento, ese sentimiento. De nada sirvió que llamara a “atención a clientes” si no me resolvieron nada. Hace poco en “Al Aire”, nos platicó Coca –una distinguida seguidora de tan gustado programa- de un caso en que dos instancias no le dieron respuestas: CFE y una institución bancaria. El tema es el mismo, nadie resuelve.

Pero no todo es malo. Quite esa cara de drama estimado lector. El 10 de noviembre avisaron que estaba listo el nuevo diseño de la página del ayuntamiento, “accesible para realizar trámites, conocer información de los servicios y programas del gobierno municipal”. Apúrense, porque en febrero se acaba.

En fin. No debemos quedarnos tranquilos. Si los ciudadanos piden respuestas, los gobiernos están obligados a darlas. Y si no, pues a exigirlas. Por lo pronto, algunos inconformes con la situación, se expresan con mantas.

El texto es contundente. Vean la foto. Se interpreta como una aseveración muy simple: no nos hicieron caso. Les vale, pues. Pero no piden ningún tipo de diálogo o acercamiento. Y es entendible, ¿ya para qué? Lo que sigue es tratar el tema con el gobierno entrante, en espera de que, ahora sí, haya respuesta.

Es entonces cuando se renuevan las esperanzas. Tocará a los nuevos responsables no repetir la historia.

Manuel Frausto Urízar

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí