«Probadita»

558
1

El viernes pasado tuve a bien probar una nueva bebida. Se trata de la Sol Clamato. Una bella mujer me ofreció “la prueba”. Inmediatamente accedí, ya ven que si algo me distingue es la educación. El resultado fue bastante bueno. Me queda claro que la Comisión de Alimentos y Bebidas de Estamos Al Aire, disfrutará del producto en cuestión.

Me imaginé inmediatamente, una paradisiaca playa, bellas mujeres, música, palmeras y sol. Visualicé la escena acompañada del sabor de la cerveza combinada.

Entonces, “chelero” lector, me quedó claro que muchas cosas en la vida, necesitan un “gancho”. Y así es con todo. Y si el producto es bueno, pues con más razón, el éxito está asegurado.

Al paso del tiempo, hemos tenido esa experiencia. Una “probadita” es suficiente para que se queden con nosotros. Casualmente, en las últimas semanas, hemos tenido la visita de algunas personas que inmediatamente decidieron que somos una buena opción. Ahora nos siguen, opinan, nos acompañan en el día a día.

Así pasa con los libros, con los pasatiempos, con los deportes, con los equipos de futbol, entre otras cosas. Un pequeño acercamiento es suficiente para quedar encantado.

En mi caso, a los 10 años, me gustaba más el beisbol que el futbol. Lo entendía como un deporte que le interesaba a muchos, pero que no me había atrapado. Fue en la Copa del Mundo del 86 que algo captó mi atención. Pero lo que realmente me convenció, fue ir a un partido de futbol al estadio Cuauhtémoc.

El duelo era lo de menos. Jugaron Puebla y Atlético Potosino. La Franja cayó 1-0. Pero a partir de ese momento me empecé a interesar en lo que sucedía con el equipo de futbol de mi ciudad. Investigué los antecedentes, busqué imágenes del campeonato y me enteré de todo lo acontecido.

En otros casos, la afición llega al fanatismo. Toda esta historia es para intentar entender la reacción de algunos aficionados del River Plate, que recién descendió en el futbol argentino.

Vimos imágenes de los que lloraron amargamente. Sufrieron como si se tratara de la muerte de un familiar. La tristeza se convirtió en ira y se desató el desastre. Incendios, golpes, policías heridos, aficionados lesionados, enmarcaron el descenso.

Todas estas historias empezaron, seguramente, por una probadita que tuvieron de su equipo. El gusto puede llegar a los extremos. Por lo pronto, entiendo su tristeza. Recuerden que un par de veces descendió la Franja. Lástima que en ese tiempo, no existía la Sol Clamato.

Foto: Cuauhtémoc Moctezuma Heineken Mexico

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí