Madres, hijas

84
0

En Madres paralelas, el film más reciente de Pedro Almodóvar, Janis (Penélope Cruz) y Ana (Milena Smit) se conocen en un hospital, las dos a punto de dar a luz. Ambas serán madres solteras –por accidente, confiesan– pero con sentimientos distintos: a Janis, ya cerca de los 40, no le cabe la felicidad en el pecho; Ana en cambio, adolescente, está más bien sin ilusión y desolada. Janis la consuela y aconseja, en ese contexto que las amiga y une. Los partos resultan bien y cada cuál a su vida, en mucho ya identificadas. Un giro del destino hará que se reencuentren pronto; más aún, ese giro marcará sus vidas. Todo ello en tiempos en los que Janis está inmersa en una deuda de dignidad, de justicia moral, con su estirpe: conseguir la exhumación del cuerpo de su bisabuelo, asesinado y enterrado por los falangistas en una fosa clandestina, durante la guerra civil española. Tres familias, pues: la de Janis, hecha fuerte alrededor del anhelo de un entierro digno para su antepasado; la de Ana, sacudida por las circunstancias de su embarazo; y esa reciente –no oficial– de Janis, Ana y sus pequeñas, que las fusiona para siempre, si no totalmente por la sangre, sí por los caprichos de un hado difícil de entender, pero contundente de todas formas.

Madres paralelas no entra en el grupo de películas desorbitadas de Almodóvar, que tiene algunas. Un melodrama –matizado por las sensibles actuaciones de Cruz y de Milena Smit– cumple en cambio como nueva reflexión de la maternidad, que encuentra una veta audaz a partir de lo doloroso/inesperado de su encrucijada; de esas que confunden al más pintado (a la más pintada, en este caso). A partir de esto, la película se hace absorbente, tensa, aunque no hay en ella un solo personaje falto de empatía. Así, el impulso dramático más bien parte de errores del presente e injusticias del pasado; respectivamente, el azar (inadvertido) y la crueldad premeditada; los ADNs de familia y el ADN de la guerra; lo humano cotidiano –que aquí deja de serlo– y lo inhumano histórico, imposible de obviar u olvidar. Dos vertientes argumentales (la vertiente política, más contextual), inmersas la una en la otra para completarse, en aras de mayor resonancia, tanto real como metafórica. Madres paralelas, entonces, queda acaso como una película en la que Janis y Ana cierran heridas. Janis, la que le ha sangrado décadas y esa otra fortuita; Ana, en especial la herida de la pérdida. Como sea, quedan las cicatrices…que ahí van a seguir.

No he comentado que Almodóvar desarrolla un tercer personaje de interés: el de Teresa, madre de Ana, muy bien actuado por Aitana Sánchez-Gijón. Frívola en apariencia, su presencia ofrece un cierto equilibrio en medio de los dilemas. Se auto juzga como “mala madre, sin vocación”, pero acierta a tomar decisiones que al paso se convierten en ejemplo para su hija, que se ha distanciado de ella. Es la de los errores de juventud, que sin embargo florece a pesar de ellos, o más precisamente, a la luz de ellos. La que va en ganancia, cuando todo lo que le rodea va en merma. Un personaje que parece menor pero no lo es, con el que Almodóvar hace más sólida esta nueva cinta de mujeres, que además son madres, que además no se rinden, que además se reconocen y se acompañan. Así, les invito a ver, con buena expectativa, Madres paralelas; pasa por Netflix. Mi apuesta es que todos estamos en modo Almodóvar, según el beneplácito de público y crítica por este film.

Y para concluir: Penélope Cruz está nominada al Oscar por su trabajo en Madres Paralelas. Ya tiene uno en casa, como actriz de soporte, por Vicky Cristina Barcelona (2008), además de otras dos nominaciones, por Volver (2006) y Nine (2009). Nacida en Madrid, está por cumplir 48 muy lozanos años. ¿Cómo definirla, más allá de los rasgos de su signo zodiacal (Taurus)? De esta forma (casi todos de acuerdo): talentosa, sencilla, simpática y bella, con “muy” antecediendo en cuatro de cuatro. Qué fácil y rápido se dice, pero cuánta cuna, personalidad y dedicación hay detrás. A seguir babeando con ella.

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí