maraton[dropcap]E[/dropcap]ste fin de semana se corrió el Maratón de Chicago, considerado como uno de los mejores en el mundo y que por su enorme participación y calidad, se enlista entre los “Majors” o de “Grand Slam” junto al de Boston, Londres, Berlín y Nueva York con el que prácticamente termina la temporada el próximo 2 de noviembre.

En este Maratón de Chicago, que ganaron dos kenianos Eliud Chipkoge y Kenenisa Bekele, no se necesitan acarreados para inflar cifras engañosas como es una mala costumbre por estos lares. La gente que corre lo hace con convicción y el propósito de ser parte de uno de los eventos con mayor convocatoria.

Según cifras de los organizadores, en el Maratón de Chicago participan 10 mil 264 corredores tan solo en la prueba de los 42 kilómetros y de ellos, 2 mil 375 son mexicanos que conforman el segundo grupo más fuerte después de los estadounidenses.

Estando allá, la idea por supuesto mejorar el tiempo personal, convivir con gente de otras latitudes y disfrutar el recorrido con pasajes interesantes es también parte del premio que les reditúa muchos meses de entrenamiento. Quizá algunos de ellos apenas hace algunos años iniciaron esta pasión por salud o por mero deporte.

Por lo que me enteré, varios poblanos que además de la capacidad física tienen el dinero y el tiempo para viajar, también asistieron a este Maratón y sus resultados fueron más que satisfactorios.

Para muchos de esos mexicanos y en el caso de esos poblanos, el simple hecho de participar en uno de esos grandes Maratones en el mundo, es un gran triunfo y una experiencia inolvidable.

Solo para alguien que ha vivido de cerca la actividad del running puede describir la emoción que genera cruzar la meta después de concluir la prueba de la distancia que se trate, de cinco, 10, 21 kilómetros o el Maratón completo.

Por eso, si eres de las personas que no están acostumbradas a correr o que vivieron la experiencia de su primera carrera –como fue el caso de Verito Altamirano hace un par de semanas en la Carrera de Cruz Roja- este puede ser el inicio de una gran trayectoria en el mundo de las carreras.

Y para que vean que siempre el sacrificio tiene su recompensa, les comparto esta experiencia de una persona que el running se volvió toda una disciplina y es un ejemplo de hasta donde se puede llegar…por ejemplo al Maratón de Chicago.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here