El viernes pasado todo Puebla esperaba que la franja diera cuenta del equipo Veracruz, una escuadra que acarrea serios problemas de porcentaje y desde hace años termina por salvarse del descenso en la última llamada.
Derrotas tras derrotas es el común denominador de unos Tiburones que honestamente no le ganaban a nadie, pero, para sorpresa de propios y extraños, terminó por batir a unos Camoteros -que mostraron poca ambición y mucha apatía-, al son de dos goles por uno con anotación de último minuto por conducto del ‘Polaco’ Menéndez.
Da la impresión que a Enrique Meza algo no le está resultando. Él argumenta que el equipo trabaja bien durante la semana pero a la hora del partido no ejecuta lo planeado.
En lo personal y después de muchos años de ver futbol, siento que al interior existe un desencanto por parte de los jugadores hacia el DT debido a que pareciera que se ha casado con algunos miembros de la escuadra, aunado a que al parecer existe molestia por el tema de los premios ofrecidos, los cuales no son del agrado del grueso del grupo.
Situación que no debería de ser, pero es una realidad que se vive en el futbol poblano.
El sábado se llevó a cabo un asado entre el cuerpo técnico y jugadores en el estadio Cuauhtémoc con el afán de ‘decirse las netas’ y tratar de revertir la situación de haber conseguido solo tres puntos de doce disputados, para una efectividad de sólo el 25%.
Más vale que las cosas mejoren pues el Veracruz ya se puso a nueve puntos de distancia en el tema porcentual y falta mucho camino por recorrer.
Me da la impresión que al ‘Profe’ Meza le darán dos partidos más por parte de la directiva, pues no creo que se aguante más tiempo un paso como el que lleva la escuadra actualmente y teniendo dos partidos complicados por delante frente a Necaxa en Aguascalientes y en Puebla a media semana contra el Atlas que mejoró mucho frente a Lobos BUAP; los nubarrones se aprecian oscuros.

Lobos BUAP

Los universitarios sumaron un punto en su encuentro frente al Atlas empatando el sábado pasado a cero goles.
Sin embargo, mucho trabajo queda por delante para Paco Palencia y Manuel Lapuente pues a pesar de haber tenido la gran oportunidad de anotar por medio de un penalty que terminó por fallar el centro delantero ‘turco’ al término de la primera mitad, las mejores opciones de gol recayeron en la escuadra rojinegra y si no hubiera sido por la gran actuación del arquero licántropo, otra hubiera sido la historia.
En lo personal veo a un equipo que ha ganado en orden defensivo pues recibe pocos goles y mantiene su meta invicta jugando como local, sin embargo, se ha perdido ‘punch’ ofensivo y la cuota ofensiva es pobre y no han podido anotar en los últimos dos encuentros y teniendo enfrente una visita difícil a Pachuca el próximo fin de semana para regresar a media semana y recibir al poderoso Monterrey, se debe trabajar a marchas forzadas para tener equilibrio y mantener la meta cerrada, pero logrando horadar el marco enemigo.
Conociendo a Manuel Lapuente, me queda claro que están construyendo al equipo de atrás para adelante y confían al interior de la directiva que poco a poco se vaya tomando forma para lograr sumar lo suficiente y salvar la categoría.

Con dinero no hay descenso

Con la novedad que en la FMF las reglas siguen cambiando, primero no iba a haber descenso y sí ascenso, después sí iba a haber descenso y ascenso y por último resulta que en caso de que el equipo que logre el ascenso esté certificado, el que descienda podrá pagar los famosos 120 millones de pesos para mantener la categoría y se jugaría, en ese caso que es el más factible, con 19 equipos el próximo año, con la salvedad de que en caso de que el que descendiera fueran los Lobos de la BUAP, estos tendrían que pagar 20 millones de dólares al ya haber hecho uso de esa opción el torneo pasado.
Cómo ve usted?
Nosotros como siempre veremos y diremos.
Hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here