Transporte del demonio

984
17

Tomar un bus hacia un lugar determinado no siempre es lo más agradable del mundo, pero hay algunos que son mucho peor que el promedio. Para ejemplificar este punto tomaré una ruta insignia de la ciudad, la ruta 10. ¡Oh sí!, esos carros amarillos que van volando cual águilas descarriadas por las principales calles de esta urbe.

¿Por qué la complicación de hacer una ruta más enredada que nuestro intestino delgado? Suponemos que vamos de un punto “A” a un punto “B”, sin embargo la ruta tiene que pasar por el punto “T” para lograr un objetivo. Y no sólo es el hecho de las vueltas a veces innecesarias, eso se puede entender, pero cada viaje tiene ciertos elementos que lo hacen más aburrido y estresante que el canal del Congreso en lunes festivo a las 10 de la noche.

A continuación dejo una pequeña bitácora de cómo es el transcurso en este transporte de digámoslo así: punto A “Plaza dorada” a punto B “Walmart de Reforma”.

Me dispongo a tomar el bus en la esquina de Plaza Dorada y se me pasa el primero por venir echando carreritas con otro; el que va de segundo se para a recogerme y esa es como la penitencia que tienen que pagar por ser «loosers» y llegar de último. Para todo esto pones un pie en el primer escalón y ya vas a la velocidad suficiente para sentir adrenalina y ver las calles como una mancha borrosa de carros, arboles y otros buses.

Pago con un billete medio grande y se desquitan dándome 95 pesos en monedas de 5, ahora mi bolsillo parece que contiene un tumor maligno a la altura de mi muslo. Me aplasto en un asiento de los que dan para el pasillo, porque en el de la ventana no quepo (en eso si tengo yo la culpa, soy algo grande), y espero a que arranque el bus ya preparado para las altas velocidades y algo de vértigo; pero no, agarra la 31 poniente y se va parando en cada semáforo, ¿saben cuántos semáforos hay en esa avenida? El bus se va a vuelta de rueda, de tal manera que yo podría llegar más rápido caminando, al menos en una distancia corta.

La unidad se encuentra a la mitad de la cuadra, el semáforo en verde con posibilidad de avanzar un buen tramo y todo esto se ve frustrado cuando el chofer se para en la esquina a esperar pasajeros fantasmas, ya que nadie los ve, solo él. A veces llegan minutos después, a veces nunca llegan, y eso ocurre en cada uno de los 20 semáforos que tiene la 31 poniente.

Dejando de lado la velocidad, toca también ver como el conductor permite la subida a todo el vendedor ambulante que se cruce en el camino, desde el que te dice que vende dulces porque si no de otra forma estaría robándote la casa y que de todas formas intimida, hasta el que vende discos piratas con todo y bocina, que muy amablemente te la pone al lado de la oreja aturdiéndote, pensando que tal vez de esa forma, entrará mejor la música de Pimpinela, ya que son los grandes éxitos de los años Ochenta.

Después de escuchar el súper intromix hecho por dj Aztec y de quedarme sordo por unos 3 minutos, se baja el de la música, pero suben los payasitos. No tengo nada con los payasos, pero la vida evoluciona, la diversión evoluciona, los chistes evolucionan, entonces ¿Por qué después de tanto tiempo siguen sacando los mismos chistes? A veces hace reír más de forma involuntaria un buen sarcasmo sacado de la manga que una lista de chistes que pasan de generación a generación, y que después de 10 veces pierden la gracia y que a veces también terminan diciendo que hacen eso en vez de estar robando casas con ayuda del que vende dulces.

Se bajan los payasitos y suben los que cantan, que a veces hay unos que lo hacen muy bien, pero hay otros que lo invitan a uno a seguir mejor escuchando la música del mp3.

Volviendo a la velocidad, y dejando de lado a los vendedores, termina el bus su recorrido por la 31 poniente y todos sus lindos semáforos y se dispone a tomar el blvd. Atlixco, de pronto como si fuera stunt de la película rápido y furioso, le mete toda la velocidad posible a la “bestia” y cruzamos de la 31 poniente a la Juárez en cuestión de segundos, se baje gente o no, porque si arrancan de una cuando uno sube al bus, la bajada es aún más rápida.

Me dispongo a bajar en Reforma pero ahora sí como el semáforo está en amarillo, no me deja sino hasta pasando la cuadra, (en este momento es cuando enoja el hecho de esos semáforos en verde frustrados por los pasajeros fantasma) ¿ahora si mucha prisa?, pero a ver, pelea con ellos.

Aunque logro llegar sano y salvo a mi destino, generalmente los viajes en el transporte público no son un servicio del cual uno se pueda sentir orgulloso, falta mucho para mejorarlos, pero muchísimos más viajes por tomar antes de que pueda verse esa transformación.

PD: aunque en este escrito ejemplifico de forma general mi experiencia en este tipo de transporte, también cabe decir que me han tocado muchos que son amables, conducen con cuidado y se preocupan por la integrad de la unidad y quienes viajan en ella. Tristemente, los malos conductores, los opacan de forma aplastante.

Alejandro Cadavid

17 COMENTARIOS

  1. Y que crees!! aquí en Toluca pasa exactamente lo mismo :S, me supongo que es un mal de «oficio»… Peor tantito si a tu travesía le agregas los aditamentos con los que viajas.. mochila, bolsa, documentos, comida, proyectos escolares, etc. Ahora imagina lo que es con un bebe cargando, damn! Mal plan.. pero pues como bien dices ni como pelear, solo sales más enojado y a el chofer en cuestión le vale lo que puedas llegar a decirle… Aaah solo paciencia, nada que una buena rolilla no pueda superar, y si se sube el de los mp3’s ochenteros pues ni modo a subirle a todo el volumen del reproductor 😀
    Saludotesss!! Buen post!

    • gracias mujer, pues ahorita que anduve lejos lejos (Colombia) también pasa bastante parecido, si es como algo que tiene que ver con el oficio. como esos paquetes all-incluided.

      y si sufrí bastante con mis trabajos escolares, pero más triste ver cuando cargan los niños y ni siquiera les dan asiento, son cosas que esperaremos vayan cambiando con el tiempo. gracias y que bueno que te gusto. vivan los mp3!!

  2. seee de eso precisamente me quejo tooodos los días, osea lo que mas encabrona, toda la 31 se van mas lentos que una tortuga pero en el blv, atlixco le meten cm si deberas, quien sabe pk… y efectivamente cm van cn mucha prisa… te dejan en la parada equivocada, x lo regular una mas adelante, o una ves me paso q me dejaron dos cuadras adelante, y eso pk le grite cm 5 veces el desgraciado,y para colmo me bajo bien molesto!! osea!!!! quien los entiende, por que carajo no tener una velocidad constante para que no pases esas cosas, pero no-.- decapitarlosss!!!

    • eso si mujer, juegan con la velocidad como si no nos afectara psicologicamente. pero nos toca, de acá a que compremos un carro o sepamos teletransportarnos o tener buena pierna para caminar todo el trayecto tendremos que aguantar esos tratos.

  3. Ni como defender a los tristes choferes… aunque algunos intentan hacer bien su trabajo la mayoría ha logrado que los tengamos en tan maaaaal concepto.
    Sólo tengo algo que agradecerles, gracias a sus maniobras tras el volante tengo mayor fuerza en brazos y piernas, por eso de andar agarrándome de lo que se pueda con tal de no caerme… eso lo único bueno que les encuentro.

  4. Q ONDA CADAVID PUES LA NETA ESTA LOCA TU TRAVESIA AHORA IMAGINA UNO QUE TIENE QUE TOMAR 4 CAMIONES DIARIOS ES UN MALGASTO: PRIMERO DE LA PASIENCIA
    SEGUNDO DE DINERO YA QUE ES MUY CARO Y OFRECE POCO
    VIERAS QUE ESTO ES LO QUE YO SOPORTO A DIARIO, CON LOS VENDERES DE DISCOS QUE TRAEN MUSICA HORRIBLE EN SU MAYORIA OTROS TRAEN MUSICA PASABLE.
    Y ADEMAS SOPORTAR AL CHOFER DEL CAMION YA QUE LOS AUTOBUSES QUE TOMO SIEMPRE ADEMAS DE IR LLENOS SUBEN MAS Y MAS GENTE QUE TIENE QUE AGARRARSE ESTA CON LOS DIENTES CASI CASI,QUE SE HECHEN CARRERAS Y ASI COMO DICES ESPERAR AL PASAJE FANTASMA QUE AUNO LO DESESPERA Y ESO QUE TU TE SUBISTE A UNA RUTA DEMASIADO PASABLE YA QUE LAS QUE YO TENGO QUE TOMAR LA MAYORIA ESTAN MANEJADAS POR ESOS TIPICOS MALOS CHOFERES AUNQUE TODAVIA HAY MUY POCOS QUE HACEN SENTIR BIEN AL PASAJE QUE BUENA CRITICA DE ESTE TEMA.
    ESTA CHIDO EL PROGAMA SIGAN ASI……

  5. HOLA, HOLA CADAVID

    pues mientras en tu travesia solo te toque, cantantes, payasos y vendedores, esta genial, en esa ruta me tope con un gandul (supongo novato) amante de lo ajeno, entre frenos y acelerones que caracteriza esa ruta, me disponia a bajar cuando ese tipejo tuvo la osadia de meter la mano a mi bolsa y a medio intento de asalto cual fuera mi sospresa veo salir mi cosmetiquera, POR DIOS SANTO! a grito pelado le exiji me lo devolviera y como una verdadera fiera entre insultos y gritos el tipo lo tiro y como chango de feria me agarre de los barrotes e hice un intento de grulla estilo Miyagi, para vengar el intento de robo, en el pecado lleva la penitencia, si hubiera sido el monedero pues pasa, solo llevaba 15 pesos, pero mi maquillaje era una fortuna.

    SALU2.

    • jaja, pues si a veces hay cosas que importan más y de todos modos hay que defenderlo, y es que si me faltaron tantas cosas que algún día haré un transporte del demonio dos: el regreso del chofer de un solo brazo.

      Gracias por el comentario y cuidado con los gandules…

  6. TIENES TODA LA RAZON CADAVID.
    Y LOS SAN RAMON NO SE QUEDAN ATRAS TE BAJAN DONDE ELLOS SE LES OCURRE Y TODAVIA SE ENOJAN Y TE GRITAN ANTISIPA TU PARADA CUANDO LA PEDISTE 2 CUADRAS ANTES Y TE DEJA 3 MAS ADELANTE….

    ESTO ES LO Q TODOS LOS DIAS PASAMOS PARA LLEGAR A DIFERENTES PUNTOS DE LA CUIDAD.
    PERO NO TODS SON ASI,LOS PEORES NO DEJAN VER LOS Q HACEN SU TRABAJO DE BUENA MANERA..
    XQ PARECE Q SIEMPRE ESTAN ENOJADOS YO ME PREGUNTO SI NO LES GUSTA PARAQ SE DEDICAN A ESO___???????Y LOS PLATOS ROTOS LOS PAGAN LOS PASAJEROS…
    Y ESTO SOLO PASA EN MEXICO JJIJIJI

    • si Yas, casi todas las rutas tienen sus buenos y malos conductores, pero las malas acciones siempre se ven con más facilidad. incluso la 53 a veces tiene unos señores chóferes… solo queda llevarla tranquilo y no pelearse con ellos, no sirve de mucho.

  7. es muy cierto todo eso. Pero que no hay algun reglamento acerca de respetar al pasajero???
    Creo tambien que todos deberiamos denunciar y aunque generalmente no se hace nada, despues de una cantidad bastante significativa debe llamar la atencion de las autoridades. Por cierto el valor del transporte publico esta muy por debajo de lo que se cobra, 5 pesos es una groseriaa.
    En la Ciudad de Mexico pasa algo similar en el metro y me refiero a los malditos vendedores. Se supone que esta prohibido eso de hacer mucho ruido dentro de los vagones o tener algo que apeste pero los malditos vendedores de discos supongo pagan una cuota a los oficiales y suben como si nada poniendo su bocina de malisima calidad que daña en demasia el oido. Por favor conciudadanos, denunciemos!!!!

    Saluditos!!!

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí