Otro rostro

340
0

Hace unos meses el escenario era totalmente diferente. Si alguien decía que estaba con Rafael Moreno Valle, se le veía con desprecio. En algunos casos con lástima. “La estructura está con Zavala” decían contundentes. “No te equivoques”. Y se mostraban tan orgullosos y seguros que no dudaron en apostarle al “mejor”.

El tiempo pasó, vino la elección y el gran monstruo llamado “estructura”, fue derrotado. La historia, evidentemente, tuvo un giro. Todos aquellos que “daban la vida” por el candidato tricolor, empezaron a buscar acomodo para que el resto de la jauría no los dejara sin un pedacito de hueso.

Hoy, algunos de ellos presumen de su cercanía con Moreno Valle, pese a que hace unos meses no querían ser vistos cerca de él. El cambio es significativo. Pero lo mismo sucedió anteriormente. Así es. No es convicción, ni creer en la persona, es conveniencia.

En unos días desaparecerán de un plumazo los calificativos vertidos durante la campaña, los golpes mediáticos se esfumarán. Porque el principio era el mismo: conveniencia.

En la política, las convicciones son más frágiles que una teoría de la procuraduría en el caso Colosio. No debe extrañarnos.

Sin duda tendremos que estar pendientes de que, los que estén, hagan lo que les toca; es importante que algunas cosas se modifiquen para no obtener el mismo resultado. De lo contrario, la expectativa de un nuevo sexenio podría quedar -únicamente- en buenas intenciones.

Así, estimado lector, inicia el cambio de poderes. Veremos qué nos deparan los próximos días, meses y años. Por lo pronto, no perdamos la ilusión de que lo que viene será mejor.

Foto: SERGON PHOTOS

Manuel Frausto Urízar

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí