Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia

515
0

Cuando somos víctimas de un delito, mucho nos ayudaría contar con alguien que nos indique cuál es el proceso que hay que seguir. Desconocemos lo que se tiene que hacer para levantar una denuncia, los detalles de su seguimiento y nos enfrentamos a la difícil decisión de denunciar, o mejor dejarlo por la paz.

Me queda claro que para que las cosas funcionen, los ciudadanos debemos estar organizados y exigir, como sociedad, que se nos brinde lo más importante para nuestra tranquilidad: seguridad.

Por eso, encuentro que el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia será de mucha utilidad. Se trata de que lo aprovechemos y podamos hacer uso de los servicios, para poder enfrentar diversas situaciones.

Entre los consejeros ciudadanos, destacan la el Arzobispo de Puebla Mons. Víctor Sánchez Espinosa, la Sra. Coral Castillo de Cañedo, presidenta de Cinco Radio; el Lic. Gerardo Jean Carrasco,  Director General de TV3 Puebla y el Lic. Jesús Migoya Junco, con amplia experiencia en el tema.

El Consejo plantea ser una instancia que facilite y participe en el tema de la seguridad pública y la procuración de justicia en el Estado de Puebla y que promueva una relación de colaboración entre Ciudadanos y Gobierno.

Ustedes dirán, inseguros lectores, ¿Y luego? El primer paso es que ante un difícil trance, (por ejemplo, que les roben su coche, o una extorsión telefónica) se comuniquen con el CCSJ para recibir la orientación necesaria y el apoyo para su denuncia y seguimiento -con absoluta confidencialidad-.

También habrá un área que haga un mapa de los lugares donde se comenten más delitos, para pedirle a la autoridad que refuerce las medidas y disminuyan los riesgos.

Otro de los planteamientos es que los ciudadanos evalúen el trabajo de los servidores públicos, denunciando a quien no cumpla con su función y reconociendo al que tenga un desempeño ejemplar.

En estamosalaire.com seremos un enlace más. Tendremos contacto con el Consejo para llevarles sus inquietudes y hacer, entre todos, un lugar donde sintamos plena confianza y exigir que las autoridades cumplan puntualmente con su función.

Como decía mi abuelita: “Dios no lo quiera”, pero si les sucede, no duden en llamar al 3-099-099.

Andrea Ambrogi Domínguez fue quien me dio detalles del tema. Hay entusiasmo y ganas de que las cosas salgan bien y que se pueda dar un beneficio a la sociedad.

Coincidimos y nos sumamos.

Foto: Fotograma!

Manuel Frausto Urízar

 

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí