Rifkin, en España; Izzy, aún más lejos

92
0

Hubo tiempos en que la llegada de una nueva película de Woody Allen era todo un acontecimiento. Ya no, pero a mí me sigue interesando lo que haga el nacido en Brooklyn hace 86 años. Su cinta más reciente es El festival de Rifkin, comedia en la que Allen retoma sus dudas y obsesiones fundamentales, en torno a Dios, el (sin)sentido de la vida, el temor a la muerte, las relaciones de pareja y los periféricos de cada tema. En ella, el intelectual septuagenario Mort Rifkin (Wallace Shawn) acompaña a su esposa, la publicista Sue (Gina Gershon), al Festival de Cine de San Sebastián. Para ella es un viaje de intenso trabajo, en apoyo de la imagen del director sensación del momento, el joven y apuesto francés Philippe (Louis Garrel). Sin mucho qué hacer –y con la incómoda certeza de que Philippe atrae en demasía a Sue– Mort deambula por San Sebastián solo, sin sentirse bien de salud. Decide pues visitar a un Doctor, que resulta ser Doctora: la atractiva, agradable, Jo Rojas (Elena Anaya), a quien también afligen problemas sentimentales. En ese contexto, el encanto de la ciudad, los vértigos del festival y el status emocional de cada personaje colisionan y juegan su papel, detonando sacudidas diversas. ¿El resultado? Nuevas y respectivas sensaciones frente a la vida; en especial para Mort, el que más obtiene desde su aparente postura de “perdedor”. Todo sin gritos ni sombrerazos, en un entorno de mundana civilidad aséptica (de ex abruptos muy menores) que por supuesto diluye un concepto de conflicto que a Allen nunca le gustó del todo.

En buena medida, El festival de Rifkin es un homenaje de su veterano realizador al universo del cine, que relaciona la “ficción” de algunos de sus films atesorados con momentos significativos de la vida real de la gente, o de Woody Allen al menos. Así pues, son abundantes y recurrentes las referencias a grandes películas de la historia del cine y sus directores, por mera mención o a través de recreaciones paródicas. Entre otras a Ciudadano Kane (Welles), Persona y El séptimo sello (Bergman), Sin aliento (Godard), Jules y Jim (Truffaut), El ángel exterminador (Buñuel), 8 y medio (Fellini), Kagemusha (Kurosawa) y Un hombre y una mujer (Lelouch). Justo lo que hace al film, no hay duda, especialmente disfrutable para esos cinéfilos amantes del cine de los clásicos. Por lo demás, puede decirse de El festival de Rifkin que es grata, pero que está lejos de la estatura de las películas más valoradas de Allen, igual que sus otras obras recientes. Tal vez sea ese ánimo comparativo lo que ha generado el poco aprecio de la crítica por …Rifkin, que cuando mucho ha tenido comentarios como este: “Un postre: no nutritivo ni esencial, pero suficientemente dulce para recordarnos tiempos mejores” (Jessica Kiang; The New York Times). Por mi parte, ratifico y concluyo que El festival de Rifkin es una cinta irregular, insuficiente, pero también placentera, en acuerdo con sus moderadas pretensiones. Además, en nuestro ánimo cinero pesan positivamente sus alusiones a tantas, irrepetibles, obras maestras. Y pues ya se sabe: juguetones los cinéfilos, y nos dan maracas…

Por otra parte, para quienes prefieren quedarse en casa, las opciones en Netflix son muchas y para todos los gustos. Ahí me topé con The Royal treatment, de Rick Jacobson, “cuento de hadas moderno” –con moraleja y todo– al que no se le puede creer la mitad de lo que muestra. Pero, ¿saben? Te enamoras de Izzy (Laura Marano), la joven peinadora neoyorquina a la que no le caben en el pecho la generosidad y la alegría de vivir. Y como todo cuento de hadas reclama un príncipe, a Izzy se le presenta la ocasión de viajar hasta el lejano país de uno que va a casarse, para atender todo eso relativo a belleza personal de la realeza. Lo demás lo ves venir desde el kilómetro uno; pero un cursi irredento (como yo) se queda hasta el final…justo por eso. ¿Recomiendo la película? Imposible; pero véanla por el puro gusto de sentir cómo un personaje carismático puede hacerte pasar un muy buen rato.

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí