Las Niñas (Muy, Muy) Bien

92
0

Alfredo Naime 

Ya se anunció: Tótem, de Lila Avilés, y El norte sobre el vacío, de Alejandra Márquez Abella, serán nuestras respectivas representantes en busca del Oscar y del Goya. No me sorprende: en los 6-7 años recientes, mis películas mexicanas favoritas han sido dirigidas por mujeres. Estoy convencido de que la sinergia ser mujer-ser cineasta suele dar garantía de sensibilidad profunda, de mirada auténtica, con excepciones que nunca faltan. Esa tan relevante estatura de la condición femenina en relación con el cine; una estatura que, frecuentemente, es tanto conmovedora como emocionante. Cineastas jóvenes como las dos mencionadas arriba, así como Natalia Beristáin, Fernanda Valadez y Tatiana Huezo. Realizadoras de cintas como Tótem y El norte sobre el vacío; de cintas como Los adioses (2017; Natalia), que recoge etapas de la vida de Rosario Castellanos, en la difícil sinergia de sus aristas principales: su crecimiento como escritora, su incansable lucha feminista y su tormentosa relación de pareja con el filósofo Ricardo Guerra. De cintas como Las niñas bien (2018; Alejandra), en la que a una acomodada niña bien, “bien casada”, todo se le descompone en su México jet-set de privilegios. Y claro, la voz se corre pronto entre sus amigas “pares”: hay una princesa menos en palacio, aunque se cuente bajito y “apenadamente”, en la diaria fábula de apariencias, intrigas y artificios.

Con films, pues, como Sin señas particulares (2020; Fernanda), en la que dos jóvenes desaparecen durante su viaje hacia la frontera norte, desde Guanajuato. Sin interés ni respuestas de las autoridades, la madre de uno de ellos decide irse sola a buscarlo; una diaria pesadilla infernal, húmeda de miedo, de incertidumbre, de agonía, en medio de negación, hermetismo y silencio, nacidos también del miedo de todos quienes habitan esos entornos secuestrados. Como Noche de fuego (2021; Tatiana), narrada desde el día a día de tres niñas de un pequeño pueblo mexicano sometido por la presencia y disputas de cárteles de la droga. Violento entorno de sobresalto, de miedo perenne, transgresores del anhelo de vivir en paz y del derecho a tener sueños y cumplirlos. Como Ruido (2022; Natalia), en la que una mujer busca a su hija por su cuenta –otra vez– dado que a lo largo de 9 meses las autoridades mexicanas sólo han demostrado desinterés, omisiones e incompetencia. De nuevo un viacrucis, en el que Julia, la madre, cruza caminos con otras que por igual buscan a sus desaparecidos. Encontrarse y convivir con ellas la hace consciente de que su doloroso caso apenas es uno más de un universo mayor –gigantesco– de corrupción, encubrimiento, e incluso colusión por parte de quienes tendrían que cuidarnos (¡no lo contrario!), en un país controlado, manipulado, estrangulado, por la delincuencia organizada.

Y bien, me parece que lo dicho hasta ahora es evidencia plena, fresca, reciente, de la vigente relevancia femenina en nuestro cine. Sensibilidades y talentos que se sienten en pantalla y que, por ende, hacen a sus películas diferentes; a mi juicio, más profundas y poderosas, fruto de los rasgos y las experiencias de su propia condición. Además, como ratificación “en paralelo” de lo anterior, recordemos que ahora mismo IMCINE (el Instituto Mexicano de Cinematografía) está liderado por la cineasta y socióloga María Novaro, su Directora, en cuya filmografía justo es tema principal la condición femenina, lo mismo en ámbitos urbanos (Lola y Danzón), en límites fronterizos (El jardín del edén) o en una road picture a lo largo del país (Sin dejar huella). María misma ha dicho que su cine precisamente pretende reflejar el pensamiento, las preocupaciones y los problemas que, de acuerdo a su visión y experiencia, definen a la mujer del aquí y el ahora mexicano. Ya sin espacio, caigo en cuenta de que no mencioné aquí a Michelle Garza Cervera y su Huesera (2022); se lo debo. En fin, que haya muchos y rotundos éxitos para Tótem (que no he visto) y para El norte sobre el vacío, a la que ya comenté y elogié en este espacio semanal.

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí