Yace, Sangrante, El Amor

57
0

Alfredo Naime

Hay, por supuesto, personas que gustan de las películas fuertes; en su forma, en su contenido, o en la amalgama de ambos rasgos al servicio de la narrativa. Amor, mentiras y sangre (Love lies bleeding), 2º largometraje de Rose Glass (Saint Maud; 2019), es justo eso: una película fuerte, descarnada, que lo parece aún más por la presencia en ella de Kristen Stewart, conocida por otro tipo de cintas. Aquí interpreta a Lou, la dura, solitaria, staff de un gimnasio de mala muerte de Nuevo México. Siendo lesbiana, Lou de inmediato se interesa en la físico-culturista Jackie (Katy O’Brian), errante recién llegada en busca de un trabajo y recursos para llegar hasta Las Vegas, a fin de competir en un importante certamen de bodybuilders. Lou es dura, pero Jackie la aventaja con creces, nutrida desde niña por una historia de hostigamientos y violencia que lleva marcada. De inmediato se atraen y se hacen pareja, amantes, justo antes de que algunas “conexiones” compliquen su relación. Principalmente, que Jackie se hace empleada de un campo de tiro cuyo dueño es Lou Sr. (Ed Harris), el padre de Lou, a quien ella aborrece y no le habla. También, que Jackie –poco antes de conocer a Lou— tuvo un acostón con JJ (Dave Franco), el marido abusivo y golpeador de la hermana de Lou, Beth (Jena Malone), la persona de su entorno a quien ella más ama. Pero además, una investigación del FBI en contra de Lou Sr. pretende sumar a Lou como informante, aprovechando los rencores hacia su padre, al tiempo en que Jackie –catalizada por su desequilibrada personalidad y por los esteroides– se convierte en una bomba de tiempo vengativa, extraviada en las angustias, confusión y decepciones de su joven vida montaña-rusa. Resulta pues inevitable un estallido contundente, definitorio, en el marco de toda esta sordidez.

De principio, Amor, mentiras y sangre nos recuerda con cuanta frecuencia las historias de amor (esta cinta lo es, entre otras cosas) se nutren en (y de) contextos adversos, inhóspitos, sin empatía alguna, que justo ponen a la relación amorosa en el status que anuncia su título original: yaciendo, sangrante. El argumento abunda en sexo y violencia lo que le falta de humanidad, tornándose sorpresivamente metafórico con un giro final que pareciera de otra película y muchos cuestionarán. Así y todo, lo que transpira desde la pantalla es el férreo convencimiento de la directora Glass de estar narrando la historia correcta, de la (tensa) manera correcta. La atmósfera es mayoritariamente sombría, inquietante, bien a tono con personajes secos, insatisfechos, replegados –por ellos mismos o por las circunstancias– entregados desde actuaciones sobresalientes, con la competente Stewart ya liberada, por completo, de la pesada referencia de la saga Crepúsculo. No hay duda: Amor, mentiras y sangre es una de esas películas ante las que no se puede quedar indiferente, por ambiciosa, por su atrevimiento y por los riesgos que corre en favor de su mirada, desmitificadora y de cierta amargura. Y es también de los films que no gustan a todos, e incluso pueden irritar a no pocos, lo cual en apariencia no pasó durante su estreno en Sundance, cuya audiencia le regaló una ovación de pie. Por cierto, Rose Glass ubicó los eventos en 1989, en un trasfondo noticioso relativo a la caída del muro de Berlín. Queda a discusión si eso es significativo o simbólico de algún modo. Un aventurado approach es este: así como el mundo se sacude en lo macro, en las grandes capitales y con reflectores, igual sufren sacudidas las almas de personas sencillas, anónimas, en minúsculos pueblos perdidos. Amor, mentiras y sangre exhibe en salas.

Y si de asomarse a Netflix se trata, puede gustarles la cinta británica Bank of Dave (2023), de Chris Foggin, sobre una historia verdadera: la de Dave Fishwick, en busca de que le aprueben un Banco pequeño, local, sin fines de lucro y para beneficio de las familias y comunidad de Burnley, Lancashire. La premisa de partida: Todos odian a los banqueros.

Alfredo Naime

Comentarios, recomendaciones y consejos para apreciar el séptimo arte, vertidos por el más reconocido crítico de cine en Puebla y zonas aledañas. Disfruta su videoblog.

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí