Editorial |¿Sirven de algo los «días de»?

607
0
En términos generales las celebraciones de los  «días de» -la mujer, la madre, el padre, el niño, el abuelo o el trabajo- devienen en eventos comerciales -¡compre el regalo de su madrecita, llévele su plancha (o su lavadora)!- o políticos -¡en este día del trabajo no olvidemos agradecer a nuestro líder que, con el apoyo del gobierno obrerista del señor presidente, tanto ha hecho por nosotros!
Así, acabamos ´celebrando´, con el día de la mujer, que en marzo de 1911 en Nueva York, 146 trabajadoras de entre 14 y 23 años, la mayoría inmigrantes, murieron quemadas o estrelladas en el pavimento al saltar por las ventanas huyendo del fuego, cuando fueron encerradas en su lugar de trabajo para evitar protestas y disturbios cuando pedían mejores condiciones laborales.
Ese hecho dramático propició cambios en los esquemas tradicionales de trabajo de las mujeres y en ese sentido algo habría que celebrar pero lo correcto sería conmemorar el terrible acontecimiento y averiguar su origen, así el sentido del día de la mujer sería entendido en su real dimensión que sería ´te felicito no sólo por ser mujer -y sigue planchando-´ sino ´te felicito por el valor de ser mujer en un mundo machista, por ser mujer contra la circunstancia adversa, por ser mujer y colaborar al desarrollo de la humanidad con tu talento y tu esfuerzo´.
En resumen, yo no estoy en contra de tener ´días de´ -algunos, como el de la mujer, son señalados por la ONU- sino en contra de desvirtuar lo significativo de esos días olvidando su origen y su razón, convirtiéndolos en eventos de gastos, de fiestas o de demagogia.
Por cierto, atrasado, pero feliz día de la mujer a nuestras oyentes (no se vayan a enojar)
Crédito imagen: shutterstock

DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí