Emisión 21/12/2021: Ruidos molestos

51
0

Ruidos molestos 

Esta tarde platicamos de los ruidos molestos para muchos, pero que son muy comunes en nuestra casa, trabajo e incluso en el exterior.
Para Manolo uno de los ruidos más molestos es que dejen la puerta del baño abierta y que con el viento constantemente se escuche un sonido que azota la puerta.
Para Isra es que en la madrugada se escuche baile, mientras uno intenta dormir porque al otro día tiene que trabajar muy temprano.
Y por último Armando nos compartió su sentir y molestia cuando al vecino se le ocurre taladrar, podar su césped o realizar alguna actividad que hace mucho ruido. ¿A ti qué ruidos te molestan?

Cine

Como cada martes, platicamos de cine con el Mtro. Alfredo Naime y esta vez su comentario fue para la película «El olvido que seremos».
Esta es una film colombiana que ha sido adaptada de la novela de Héctor Abad Faciolince «El olvido que seremos», es una obra que tiene que ver con la vida del Dr. Héctor Abad Gómez, activista que tenían que ver con la salud pública, los derechos humanos, la tolerancia.
El Dr. Héctor Abad Gómez fue ejecutado por sicarios colombianos el 25 de agosto de 1987, justo cuando el país cafetalero atravesaba por uno de los periodos más sangrientos en su historia.
La película cuenta con dos tiempos, el primero es grabado a color porque son años felices y luminosos 1971-1972, después 1983-1987 son años peligrosos obscuros están filmados en blanco y negro.
Esta cinta se encuentra en la plataforma de Netflix y es narrada desde la óptica y los ojos del hijo menor de Héctor Abad Gómez, es decir Héctor Joaquín Abad Faciolince a quien todos conocen como Kikín.

Curiosidades

Empacador solicita un préstamo y paga hasta el último centavo. En redes sociales se hizo viral la historia de un empacador de Nuevo Laredo, Tamaulipas que pidió mil quinientos pesos a una mujer pagó hasta el último centavo.
El usuario que aparece como Mechas Lupita Santos relató que le prestó dinero a una mujer de escasos recursos y le dio su voto de confianza, pues la vio muy sincera.
Lupita contó que se olvidó de que había prestado ese dinero, sin embargo, su sorpresa fue que después de 8 meses, el empacador le recordó que le debía y devolvió los mil quinientos pesos en diferentes monedas que había ganado empacando en un supermercado.
Con esta historia nos damos cuenta que aún existen personas en las que se puede confiar, además de que su palabra tiene mucho valor.




DEJAR UN COMENTARIO

¡Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aquí