AmorRelaciones

Lo que Tokio Blues de Haruki Murakami me enseñó de los hombres

 

tokioTokio Blues es una de las novelas que, si no fue mi favorita, si me atrapó entre sus paginas y  me tuvo durante muchos días queriendo encontrar un lugar tranquilo para seguir leyendo y saber qué seguía y así hasta que,  inevitablemente, se termina. Murakami, en esta novela cuenta la vida,  las pérdidas y  sexualidad de un joven. Hay muchas cosas en esta novela que valen la pena, una de ellas es el acercamiento a la cultura japonesa.

Sin embargo ahora les traigo una lista de cosas que Tokio Blues me enseñó de los hombres. Ellos van por la vida diciendo que nosotras las mujeres somos muy complicadas y la verdad es que sí un poco pero me parece que todos somos complicados como seres humanos sin poner atención en el género. En fin, debo decirles que mientras más leía más me sorprendía de la forma de pensar, sin generalizar, de algunos hombres: cómo actúan y cómo enfrentan diferentes cosas de la vida, que desde mi muy perspectiva femenina, pensaría que actuarían de manera diferente.

Aquí las cosas que aprendí de los hombres gracias a Haruki Murakami y Tokio Blues:

1. Ellos también son cursis pero la mayoría del tiempo no lo dicen ni lo demuestran.

2. Pueden estar enamorados de una chica pero no por eso dejan de acostarse con otras.

3. Tienden a reaccionar de la misma forma a diferentes sentimientos: Pueden odiar o amar a una chica con locura igual pueden salir corriendo.

4. Después de un acostón hay algunos que pueden sentirse solos y con un gran vacío.

5. Pueden ser muy detallistas y lindos pero nada de eso significa que sientan algún cariño especial, Sólo lo hacen por que no tienen nada mejor que hacer.

6. Hay hombres que son ordenados y obsesivos con la limpieza.

7.  También escriben cartas de amor y  una vez escritas esperan que sean contestadas.

8. Pueden estar enamorados de dos chicas a la vez.

9. Cuando aman de verdad harían cualquier cosa para estar a lado de esa mujer.

10. También son heridos y necesitan tiempo para recuperarse.

11. Por cualquier dificultad o circunstancia en la vida terminaran con una cerveza o un vaso de whisky en la mano.

12. La soledad los entristece.

Para nada quiero decir que estas son o deban ser reglas de vida. Sólo es lo que Murakami nos comparte en Tokio Blues.

 

 

 

Publicación anterior

Spotify Family, ahora todos en casa podrán escuchar su propia música

Publicación SIguiente

Los Tiburones Rojos del Veracruz jugarán en el Estadio Universitario de la BUAP

Vero

Vero

Solía ser la más joven del equipo pero crecí, solían decirme "flaca" pero... ... ahora pueden decirme Vero. Tengo un gusto especial por disfrutar de cada momento de la vida cotidiana. Soy fan de los atardeceres en terraza con una bebida espirituosa enfrente. Hago de la fotografía mi pasatiempo.
En reconstrucción constante.

2 Comments

  1. 21 de octubre, 2014 at 23:12 pm — Responder

    En lo que a mí respecta, jamás llevaría serenata ni regalaría flores (aunque no dudo de su efectividad). Me va 3, 7, 10 y, en cierta época juvenil, definitivamente el punto 12. Por lo demás, apenas voy en la p. 35 de Tokio Blues y me molesta el fantasioso pozo del parque donde Toru pasea con Naoko en el otoño de 1969.

    • 23 de octubre, 2014 at 13:31 pm — Responder

      Muchas gracias por escribir =). Y que bueno que lo estés leyendo no te vas a arrepentir. Saludos

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *